miércoles, 23 de febrero de 2011

Las Órdenes Militares en España : Montesa

La extinción de la Orden de los Templarios en el año 1314 tuvo mucho que ver con la fundación de la Orden de Montesa. Ocurrió que el Rey Jaime II de Aragón invirtió  los bienes confiscados de la Orden de los Templarios, extinguida por Clemente V, en dotar una nueva orden que defendiera la frontera del territorio de Valencia de los musulmanes, a esta nueva Orden también le donó el castillo de Montesa de donde tomarían finalmente el nombre de Orden de Nuestra Señora de Montesa. El papa Juan XXII aprobó la creación de la Orden en 1317 y la fundación de la misma se verificó el domingo 22 de julio de 1319, en la capilla real del Palacio de Barcelona.
 
(En un principio el emblema de la Orden sería una simple cruz roja sobre un manto blanco, así es como sería aprobada por Clemente VII en 1397, pero ocurrió que a la de Montesa se fusionaría la de San Jorge de Alfama que tenía como emblema una cruz rematada con flores de Lis, y así es que de la fusión nació el emblema definitivo de la cruz roja rematada por cuatro flores de lis negras que concedió Benedicto XIII y confirmó Martín V. Este sería el símbolo que ostentarían todos los miembros de la Orden, sobre el lado izquierdo del manto capitular)

Los diez primeros caballeros que fundaron la Orden pertenecían a la de Calatrava, ellos crearon la nueva regla y el estatuto. En la bula de fundación se especificaba que debía ser también el Maestre de la Orden de Calatrava el que tendría la capacidad de armar a los caballeros montesanos, de esta forma el Rey de Aragón en persona le pidió al Maestre de Calatrava que hiciera uso de su facultad, pero el orgulloso maestre poco amigo de recibir órdenes ni de su propio soberano de Castilla lo fue demorando en el tiempo. El propio Papa llegó a pedírselo por mediación del arzobispo de Valencia, pero no se dignó ni a contestar las misivas y cuando por fin lo hizo se excusó diciendo que sus obligaciones en la frontera le impedían los nombramientos requeridos. 
 
El motivo real era que la Orden de Calatrava no quería ceder sus posesiones en Aragón que con la creación de la Orden de Montesa se ponían en entredicho.

Las presiones finalmente hicieron su efecto y el Maestre ceció enviando a Valencia un procurador que  actuó en su nombre.

El primer Maestre de la Orden sería un gran experto en las artes militares, Don Guillermo de Eril que duraría en su puesto sólo setenta días pues era ya un hombre anciano y falleció al poco de ser elegido.

La Orden de Montesa también fue el brazo armado de la monarquía, así es como los caballeros montesanos ayudaron al Rey de Aragón Jaime II a la conquista de Cerdeña en 1323 con hombres y dinero. Como recompensa el monarca les concedió privilegios comerciales como la exención de portazgo, peaje, pesas y medidas, anclaje, pasaje y gabelas, para ella y sus vasallos en todos los puertos de Cerdeña y Córcega.
 
(El origen de Montesa fue su castillo árabe, en el que se mantuvieron los musulmanes tras la rendición de Xàtiva en 1244, hasta que en 1277 fue conquistado por Pedro el Grande.
En 1319 Jaime II donó el término y la fortaleza a la Orden de Montesa, que fue reconstruida y ampliada, realizándose importantes obras entre 1327 y 1374 para atender a las obligaciones monacales de los religiosos de la Orden de Montesa. En 1748 un terremoto destruyó gran parte del castillo y el monasterio anexo)

También contó con la ayuda de los frailes armados el Rey de Aragón Pedro IV el Ceremonioso, cuando declaró la guerra al rey mallorquín Jaime III, invadió Mallorca y derrotó a las tropas mallorquinas en Santa Ponça.

Otra época convulsa fue cuando el reino de Valencia  se encontró frente a una grave crisis debido a que algunos nobles valencianos con el apoyo del pueblo querían constituir un reino independiente del rey de Aragón Pedro IV. El Rey se valió de la Orden de Montesa como instrumento para apaciguar los ánimos y controlar a los sediciosos, estos fueron finalmente derrotados y Montesa se convirtió en una importante fuerza garante y defensora del trono. 
 
La Orden fue compenssada por sus servicios y el rey les concedió algunos privilegios como el control de multas, indemnizaciones y la facultad del Maestre para perdonar y absolver a quien considerase oportuno.

Fueron numerosos los hechos armados en los que participaron estos guerreros en defensa siempre del Rey de Aragón. Pero no siempre hubo continuidad en esta política, también la Orden y la monarquía tuvieron sus altibajos. Así en el siglo XIV en tiempos de los reyes Juan I y Martín "El Humano" y el Maestre Fran Berenguer March hubo un claro enfrentamiento entre ambas fuerzas pues el Maestre no era del agrado del monarca y a pesar de esto había salido elegido en vez del favorito real.
 
 (Caballeros con el manto blanco y la Cruz de Montesa)
 
Aún así, a pesar de las diferencias, a la hora de la verdad la lealtad de la Orden no se ponía nunca en entredicho y como prueba de ello es que los Montesanos siguieron apoyando todas las empresas bélicas reales como los conflictos acaecidos en Cerdeña y que de nuevo sofocaron estos caballeros.

De nuevo en el siglo XIV la relación entre Orden y monarquía fue estrecha, con el Rey Alfonso "el Magnánimo" el Maestre se convirtió también en Capitán de Galeras Reales y se dieron importantes episiodios bélicos como la victoria de Foz Pisana contra los genoveses en 1421. También fue embajador del rey ante los estados italianos, la cosa llegó incluso al nombramiento de "Portantveus de Lloctinent General del Regneu" que era el máximo cargo político de confianza del Rey.

Destacar también la ayuda de la Orden al Rey Juan II en el conflicto que enfrentó a la Corona Aragonesa contra la Generalitat de Cataluña entre 1462-1472 (fue este un enfrentamiento armado entre el rey Juan II de Aragón, conde de Barcelona, y las instituciones catalanas, Diputación del General (Generalidad y Consejo de Ciento) por el control político de Cataluña.)

Años después cabe destacar la intervención de los caballeros de Montesa en la conquista de Granada participando en la conquista de la ciudad de Vera y la de Mojácar cerca de Cartagena. Posteriormente en la ciudad de Baza, los caballeros montesanos libraron una gran y desigual batalla contra los moros, siendo derrotados y su Maestre muerto.
 
 (La Orden de Montesa en Valencia)

El último Maestre sería Pedro Luis Garcerán de Borja, hijo del duque de Gandía y hermano de San Francisco de Borja. Curioso es el destino pues si Francisco de Borja llegó a ser General de la Compañía de Jesús, IV Duque de Gandía y Marqués de Llombay, Grande de España y Virrey de Cataluña, el Maestre de la Orden de Montesa, Pedro Luis, sería condenado por la Inquisición por practicar la sodomía. 
 
Felipe II, que fue consultado por la Inquisición sobre la conveniencia del juicio, decidió emplear el proceso para dar una lección a la nobleza levantisca, neutralizando a la vez la alianza de los Borja con la familia real portuguesa. Garcerán de Borja fue condenado a 10 años de reclusión en el convento de Montesa y una multa de 6000 ducados. Sin embargo, ya en 1583, Garcerán de Borja, tras unas disputas internas por la sucesión del Gran Maestre, supo congraciarse con el Rey y negoció con Felipe II la incorporación a la corona de la última Orden que se mantenía independiente el 8 de diciembre de 1587.

Los requisitos para pertenecer a esta orden :

Los requisitos son muy parecidos a los que hemos leido ya en anteriores entradas. El aspirante ha de probar ser noble de sangre y no de privilegio al menos en sus dos primeros apellidos. Debe tener escudo de armas y ser descendiente él, sus padres y abuelos varones por ambas lineas de casa solar conocida. No haber desempeñado oficio vil, mecánico o industrial. No tener mezcla con judío, moro o hereje, converso ni villano por remoto que fuese. No haber realizado ningún acto en contra de la fé católica o la iglesia. Que él, sus padres y abuelos no hayan sido nunca penitenciados, se hayan dedicado al préstamo, mercadeo al por menor o hayan tenido oficios que conllevaran esfuerzo manual. No haber faltado a las leyes del honor o ejecutado cualquier acto impropio de un caballero.
 
(D. Francisco Crespí y Borja, tomó el habito de la Orden de Montesa el 8 de septiembre de 1577, y en ella obtuvo el cargo de Gobernador y Capitán del Maestrazgo, con las encomiendas de Burriana y Onda, Lugarteniente General de la Orden nombrado por Felipe III, expedida en 27 de enero de 1603)

La Orden estaba organizada de la siguiente manera:

» Gran Maestre.

» Hermanos, que podían agruparse en dos grupos:

- Los guerreros o Caballeros Cruzados
- Los religiosos o Capellanes adscritos a la Orden dedicados a las plegarias y al servicio de las parroquias  de la Orden.

» Escuderos, que acompañaban a los Hermanos.

» Vasallos, encargados del comercio y negocios.

» Siervos, encargados de las tareas menores, obreros, agricultores, etc.

Curiosidades :

» El convento de la Orden se encontraba en la villa de Montesa. Un terremoto en 1748 hizo que se desplomara la roca en la que se situaba y mató a muchos de sus miembros. La Orden pasó a tener su centro en Valencia, en la casa del Temple.

» Tanto freyles clérigos como freyles caballeros debían mantener los tres votos clásicos: castidad, pobreza y obediencia. Esta situación cambió en 1558, a partir de entonces, los caballeros que quisieron, pudieron casarse, circunstancia que ratificó el Papa en 1588. 
 
(Don Felipe Vives de Camañas y Mompalau, caballero de Montesa, obra de Jerónimo Jacinto de Espinosa)
 
 » El hecho de que Juan II fundara la Orden de Montesa a costa de los bienes de los Templarios fue fundamentalmente para evitar la acumulación de excesivo poder en la Orden del Hospital y los Caballeros Hospitalarios.

» El poder de algunos Maestres fue tal que en tiempos del Papa Benedicto XIII se nombró al Maestre Delegado Apostólico en Sicilia, con plenos poderes para proveer obispados y todo tipo de cargos regulares y seculares, al año siguiente fue nombrado Virrey de Sicilia por el Rey de Aragón con poderes sobre tropa  y marina.

» El castillo de Montesa donde se fundó la Orden, perteneció anteriormente a los Templarios.

Fuentes : 
 

17 comentarios:

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Ha sido excelente su exposición sobre esta Orden auténticamente valenciana. Sólo apuntar que la sede conventual de la Orden, que se trasladó a Valencia, como bien dice, tras el terremoto que arruinó el castillo de Montesa, es el monumental edificio conocido como “El Temple”, así llamado por la herencia templaria, construido en tiempos de Carlos III, maestre de la Orden, como todos los reyes españoles, y por su orden, para albergar la sede de la Orden. Neoclásico, el edificio alberga una iglesia, conocida igualmente como de “el Temple” y también, actualmente, la Delegación del Gobierno de la Comunidad Valenciana. Un saludo muy cordial, Pedro. Ha estado usted magnífico, como siempre.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Desde luego parece que fue una de las órdenes que más poder consiguió a través de su fidelidad al Rey. No cabe duda como nos dices que se convirtieron en el brazo armado del monarca aragonés en sus campañas de expansión por el Mediterráneo. Y este poder les permitió incluso ser la última orden independiente.

Interesante como siempre.

Un abrazo.

La Dame Masquée dijo...

Los requisitos parecían dificiles de cumplir, aunque supongo que frecuentemente se podía hacer un poquito de trampa.
Qué dificil poder demostrar todo eso!

Feliz tarde, monsieur

Bisous

CarmenBéjar dijo...

Una orden que ha de ser tenida en cuenta, sobre todo por su larga historia y su presencia en la conquista de Granada. Menos mal, por cierto, que se quitó el voto de castidad porque me imagino que así no iban a ser caballeros nada más que frailes y curas (y aun ni eso). Esta medida supongo que beneficiaría el que los reyes nombraran caballeros de Montesa (y de otras órdenes militares) a muchos cortesanos, quienes recibirían el título como regalo real.

Saludos

Manuel dijo...

Uno orden desconocida para mi Pedro, pero interesante exposición que haces.

Según los comentarios anteriores, veo que era muy influyente y poderosa. Debía serlo así.

Coincido con Madame...a veces se haría trampa.

Saludos

PACO HIDALGO dijo...

Es cierto que hubo otras órdenes militares con más poder y fuerza que Montesa, pero tampoco estuvo nada mal. Que gran exposición y tan detallada de esta orden de nuestra historia. Que tengas un gran fin de semana, Pedro. Saludos.

Pedro González Miguel dijo...

La Orden de Montesa una total desconocida para mi. De nuevo gracias por ampliar mi conocimiento sobre está porción de nuestra historia. Mi enhorabuena. Un saludo amigo Pedro

Retablo de la Vida Antigua dijo...

Es una de las órdenes militares menos conocidas, en efecto. Estupenda entrada.

Saludos.

Pedro de Mingo dijo...

@desdelaterraza-viajaralahistoria : Gracias amigo, esta entrada la hice además pensando en usted. Desconocía por otra parte que la sede conventual de la Orden es el edificio conocido como "El Temple" en Valencia y que se construyó en tiempos de Carlos III. Creo que en mi próxima visita a Valencia será un punto de obligada visita.

Gracias por su comentario.

Pedro de Mingo dijo...

@Carolus, como bien comentas, su apoyo incondicional en los conflictos que afectaban directamente a la corona fue fundamental, creo que más de una vez sostuvieron la corona sobre la cabeza del rey, de ahí podemos deducir el enorme poder e influencia que tuvo esta Orden en el reino de Aragón. Fueron la última Orden independiente, pero al final acabaron en manos del Rey de España.

Un saludo y gracias por su visita amigo.

Pedro de Mingo dijo...

@Madame, seguramente era dificil demostrar todo lo que se pedía para ingresar, pero tenga en cuenta que era un grupo muy selecto y la principal forma de reconocimiento de nobleza. Ya el Conde Duque de Olivares le decía a su señor Felipe IV :

'...Si V.M. quiere honrar no tiene con que si no ennoblece con un habito porque nadie quiere otro premio sino honra, ni nadie es considerado mientras no tiene un habito y a V.M. no le engrandece tanto muchos millones como poder repartir gran cantidad de su honra'.

Gracias por su comentario Madame.

Pedro de Mingo dijo...

@CarmenBéjar, lo cierto es que esta Orden era la más permisiva en cuanto al voto de castidad, en el resto de órdenes los caballeros debían guardar este voto (hasta su abolición en siglos posteriores) sin embargo en Montesa había guerreros o Caballeros Cruzados y religiosos o Capellanes dedicados a las plegarias, por tanto el "trabajo" estaba dividido. Tal diversificación fue motivo de que fuera una Orden con muchos adeptos.

Un saludo Carmen.

Pedro de Mingo dijo...

@Manuel, no le quepa a usted duda de que muchos fueron nombrados a dedo o no tenían los requisitos necesarios para el ingreso, pero no fue lo habitual. ¿Sabe usted que esta Orden sigue existiendo? Aquí hay más información http://ordenmontesa.foroactivo.com/

Un saludo, amigo.

Pedro de Mingo dijo...

@Paco, gracias por tus siempre amables palabras. Efectivamente hubo en España otras órdenes con mayor poder e influencia, pero en la Corona de Aragón era Montesa la más influyente y la que más ayudó siempre a la política de los sucesivos monarcas.

Gracias por tu visita y un cordial saludo.

Pedro de Mingo dijo...

@Pedro, muchas gracias. La verdad es que siempre se suele hablar más de las otras órdenes como Santiago, Calatrava etc... Pero Montesa fue muy influyente y conocida no sólo en la Corona de Aragón, sino también en el Mediterraneo.

Un saludo amigo Pedro.

Pedro de Mingo dijo...

@Retablo, poco conocida y muy influyente, además la que mayor tiempo conservó su independencia hasta que finalmente pasó a manos de la monarquía como el resto de las grandes órdenes.

Un saludo :-)

Pinito Del Oro dijo...

En el texto queda patente,que la Orden de Montesa se funda,absorbiendo a la Orden de los Templarios.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...