jueves, 9 de junio de 2011

La Leyenda Negra : España Vista por los españoles (1ª Parte)

España Vista por los españoles :

Hasta ahora hemos conocido la visión que los europeos han tenido de nuestro país a lo largo de la historia. Vamos a ver ahora de qué forma ha influido sobre los españoles esta visión, casi siempre negativa, que se ha ofrecido. Nos adentraremos en el estudio de dos posturas: aquella que ensalza sin ningún rigor la historia y características de España y que denominamos leyenda rosa, y aquella que ejerce una autocrítica, reconoce los errores y se plantea una forma de superarlos.

Se advierte que, en ocasiones, la exaltada alabanza se entrecruza con visiones desencantadas y amargas. En cualquier caso, mostraremos que, para bien o para mal, España ha preocupado obsesivamente a los españoles.

(Los Reyes Católicos conquistaron Granada en enero de 1492, tras diez años de guerra con los musulmanes. La conquista de Granada supuso la uniformidad religiosa del territorio español, aunque la presencia cultural musulmana continuó a través de los moriscos, musulmanes convertidos en cristianos nuevos, que serían definitivamente expulsados en 1609. La Rendición de Granada, cuadro de Pradilla. Te recomiendo pinchar sobre la imagen para ver la obra en detalle)

La Leyenda Rosa :

Ante las continuas acusaciones que se recibían desde el exterior, algunos españoles adoptaron una posición defensiva y radicalmente contraria. De este modo, crearon una España en la que sólo existían aspectos positivos e idealizadas exaltaciones de lo hispánico. En ocasiones eran fiel reflejo de la versión oficial que interesaba difundirse desde el poder, pero otras veces surgían de la pluma de escritores que no tenían ninguna vinculación con la monarquía.

La leyenda rosa española en los siglos XVI y XVII se proyectó en dos grandes direcciones: la encendida defensa de la cultura hispánica y la aprobación de la actuación política española justificando el Imperio y, en íntima conexión, alabando los caracteres hispanos.

(Con la conquista de América por los españoles llegó también la evengelización. El padre Bartolomé de las Casas fue el precursor de lo que podríamos llamar el movimiento anticolonialista que culminó en el independentismo de las colonias respecto a las metrópolis en los siglos XIX y XX. La evangelización española en América, no sólo incidió en los aspectos religiosos, sino que supuso un fenómeno de aculturación de gran trascendencia.)
 
La glosa de la cultura hispánica que desde Lebrija se identificaba con la lengua castellana, encontró su más apasionada manifestación en el siglo XVI en la obra de Alfonso García de Matamoros "Apología de Adserenda hispanorum eruditione seu de viris hispaniae doctis enarratio", publicada en 1553. Muchos otros autores basaron sus obras en la idea de la superioridad de la lengua española con respecto a las de los demás países. Damasio de Frías en su estudio crítico de las lenguas europeas, afirma:

“…nuestra lengua es tenida por dificultosa de las demás, pero muy grave, entera y articulada (…) no es tan blanda como la italiana, por las muchas vocales de aquélla, ni tan áspera como la francesa, por no sobrar en ella tantas consonantes y letras excusadas en la pronunciación y necesarias en el escribir…”

La defensa de la historia y de los caracteres hispánicos encontraron muchos apoyos. A finales del siglo XVI Pedro de Medina se manifestó en este sentido en su "Libro sobre las grandezas y cosas memorables de España" cuyo título es perfectamente indicador de su contenido.

(La presencia del ejército español en Flandes fue causa de grandes tensiones sociales. Los motines de este ejército generaron conflictos sociales como el saqueo de Amberes (1576), que constituyen uno de los peores recuerdos que de los españoles han conservado los holandeses, y que causó varios miles de muertos entre la población civil. En la imagen, arcabuceros españoles en Flandes. 
En la imagen el "Socorro a Génova por el marqués de Santa Cruz", 1634. Madrid, Museo del Prado, pintado para serie de batallas del Salón de Reinos en el nuevo palacio del Buen Retiro)

La apelación al pasado glorioso por parte de un grupo de historiadores que contrapusieron al calificativo de Felipe II de “demonio del mediodía” el de Rey Prudente, abriría paso a la crítica del carácter de los demás pueblos europeos.

De este modo, Álamos de Barrientos considera a los flamencos como “indignos de perdón”; a los italianos, “mudables enemigos de cualquier Imperio que tengan sobre las cabezas y amigos del que no les posee”; y denostaba a los ingleses, “por lo que han robado y la secta que profesan”.

Fue, sin embargo, en el siglo XVII cuando la leyenda rosa se destacó con mayor fuerza. Juan Pablo Mártir Rizo en su "Norte de Príncipes" (1626) recalca:

“Los españoles son ejemplo que no padece excepción, pues siendo generalmente de estatura pequeña, la grandeza de su corazón es tan grande, que les da aliento, de forma que con su propio valor se han hecho dueños del mundo”

Las primeras manifestaciones de autocrítica : 

Al lado de apasionadas defensas de los tópicos hispanos sin el más mínimo rigor y sombra de duda, algunos españoles desde los mismos orígenes de la Leyenda Negra expusieron sus temores y sus inquietudes e intentaron conocer con objetividad cuáles eran los límites y las culpas, que no han sido pocas, de España.
 
(Saavedra Fajardo (arriba) fue uno de los intelectuales de la España de Felipe IV (a la derecha) que contrariando los criteros del valido Conde-duque de Olivares defendió la idea de que la política española no podía seguir sosteniendo el papel mesiánico de garantía de conservación de la religión católica y que había que propugnar cierto repliegue pacifista)

Vamos a analizar aquellas posturas que tanto desde la posición conservadora como desde la perspectiva progresista se han planteado el tema de España como problema y han llegado en algún momento a anhelar una renovación.

Efectivamente, ya en el siglo XVI aparecieron manifestaciones de esta actitud. Martín de Azpilcueta a finales de siglo comentaba respecto al clásico enfrentamiento entre España y Francia:

“He visto entre españoles y franceses que muchos varones, aun eruditos y profundamente piadosos, sienten tal pasión por su pueblo y sus jefes, que no dudan a favor de ellos dar lo falso por verdadero y lo injusto por justo (…) Nadie debe ser odiado y condenado por el sólo hecho de que pertenece a otros países. Persuádanse de que los enemigos no deben ser aniquilados ni sus ciudades incendiadas o destruidas. Procuren más bien arrepentirse y restituir lo que ha sido mal acogido, dar satisfacciones por las injurias inferidas y hacer una paz verdadera con buenas condiciones…”

El filósofo Luis Vives por su parte se lamenta de la incultura española, y tampoco Huarte de San Juan tuvo una opinión más favorable de los españoles ya que consideraba que no eran aptos por naturaleza para el aprendizaje de la lengua latina. 

(La afición a la bebida y la pasión por el juego quedaron claramente reflejados en numerosos cuadros de pintores como Murillo y Velázquez y, cómo no, en la novela picaresca. El triunfo de Baco es una pintura del español Velázquez, conservada en el Museo del Prado desde 1819. Es conocida popularmente como Los borrachos)

El modelo político imperial tampoco saldría mejor parado. El reinado de Carlos V se despidió con la publicación de tres obras en las que sus autores se manifestaban contrarios a la política del Emperador. El gobierno de Felipe II inmerso en una progresiva crisis económica también motivó continuas críticas. Arias Montano, aunque fue favorable a la ocupación de los Países Bajos, discrepó de los métodos utilizados:

“…tampoco aumenten los hombres sus dominios escudando su avaricia con el pretexto de propagar la religión ni se persuadan que les está permitido extender la piedad con las armas, invadiendo regiones extrañas…”

Saavedra Fajardo, que había rechazado airadamente las críticas que desde el extranjero se hacían a España, escribió en 1643 un libro muy interesante titulado:"Locuras de Europa". En esta obra, Saavedra considera absurda la obsesión imperialista:

“¿Qué sentido tiene que tantos expusiesen sus vidas, perdiendo con ellos sus mismas posesiones, porque ésta o aquella corona tuviese un palmo más de tierra?”

Fuentes :

García Cárcel, Ricardo; Mateo Bretos, Lourdes (1990). “La leyenda negra”. Madrid: Altamira.
Alvar, Alfredo (1997). “La leyenda negra”. Madrid: Akal.
Molina Martínez, Miguel (1991). “La leyenda negra”. Madrid: Nerea.
Pérez, Joseph (2009). “La leyenda negra”. Gadir.

16 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Se encuentran opiniones muy cuerdas para los tiempos aquellos, como las de Martín de Azpilcueta, Arias Montano o la final de Saavedra Fajardo.

Feliz dia

Bisous

PACO HIDALGO dijo...

Ha habido de todo en la historiografia española, desde justificaciones banales hasta críticas exageradas, como la de los arbitristas del siglo XVI y la de Saavedra Fajardo; como llega a cambiar la visión de una misma persona, por ejemplo Felipe II, demonio del mediodia para unos y rey prudente para otros. Excelente artículo, Pedro; espero con ansías la continuación. Buen fin de semana.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

El imperio español -otros países también lo han tenido o han sido tan imperialistas o más que España y en tiempos posteriores- o mejor aún su pérdida creo que supuso el nacimiento de un complejo de inferioridad, del que diré algo en la próxima entrega, que espero interesado, por ser entonces, ya más cerca en el tiempo, donde se manifiesta más claramente. Un saludo, Pedro.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Esto ya me va gustando más porque gracias a la visión española encontraremos el punto intermedio que es donde se encuentra la verdad, ni tan buenos ni tan malos. Desde luego en el siglo XVI y primer cuarto del XVII parecía que, como decía el Conde-Duque de Olivares, Dios era español y estaba de nuestra parte. El Rey Católico dominaba el mundo con sus invencibles tercios, lo español estaba de moda, tanto en el vestir como en el hablar (se multiplicaron los diccionarios de lengua castellana). Todo este esplendor (al igual que hoy pasa con los USA) creaba recelos y envidias malas entre los reinos enemigos. Lo cierto es que la Monarquía se construyó a sí misma, por el valor de sus soldados, la maestría de sus genios y el buen gobierno de sus reyes, virreyes y gobernantes. Todo esto unido a la política pro-universitas christiana de la Agustísima Casa no hizo sino otorgar un valor providencialista a España y su monarca, cabeza de ese cuerpo que era la Monarquía, Sol irradiador de virtudes y mercedes, centro de un sistema solar en torno al cual se colocaba las diversas esferas del poder...

Un abrazo.

Manuel dijo...

La impresión que tengo es que entonces como ahora, había varias opiniones sobre el proceder español. Buena o mala, verdad o mentira había (y hay) dos versiones.

Interesante como siempre Pedro. La continuación no sera menos

Saludos

Pedro González Miguel dijo...

Pedro, una vez más, un gran trabajo, ahora nos ofreces la otra versión de los hechos, la imagen que los españoles tenían de su propia monarquía e imperio, por un lado la lógica defensa a ultranza del sistema hispánico, y por otro lado la visión crítica y el intento de solución de los errores cometidos, para la regeneración de la Monarquía. Siempre es un placer leer tus entradas. Un saludo amigo.

CarmenBéjar dijo...

Es importante que exista una autocrítica en todo momento para qwue no perdamos nuestra noción de país dentro de un todo supranacional. En todo caso siempre se ha apreciado en los españoles una autoalabanza mezclada con un sentimiento fatalista que creo que no se ha disipado del todo. "Somos los mejores pero..." es una frase que de vez en cuando se escucha entre la gente.

Saludos

Pedro de Mingo dijo...

@Madame, no todo eran opiniones exaltadas, también había cordura y moderación sobre todo de escritores como Saavedra Fajardo.

Gracias por su comentario Madame.

Pedro de Mingo dijo...

@Paco, efectivamente Felipe II siempre fue el blanco de alabanzas o de críticas. En mi opinión poco se le puede reprochar a un rey que defendía su patrimonio familiar y la fe en la que se le educó, no conozco ningún rey de la época que no hiciera lo propio. Ahora bien, si sacamos de contexto la época y el personaje tenemos un blanco fácil, claro que ese es un gran error en el que caen muchos "historiadores".

Gracias por su visita amigo Paco.

Pedro de Mingo dijo...

@desdelaterraza-viajaralahistoria, es interesante su teoría, es posible que la pérdida del imperio fuera el germen de ese complejo de inferioridad, pero más que a la pérdida del imperio yo diría que se debe también a los pocos lazos que posteriormente se establecieron con las antiguas colonias (en el sentido de una Commonwealth del imperio británico) y la larga decadencia que se prolongó durante muchísimos años.

Creo que esta idea que usted expone daría para comentar y hacer muchas entradas.

Mil gracias por su visita y comentario.

Pedro de Mingo dijo...

@Carolus, no tengo mucho más que añadir a su comentario, bien cierto es que como usted escribe, este esplendor creaba recelos y envidias malas entre los reinos enemigos. Lo mismo ocurrió con imperios anteriores y lo mismo ocurre con otros imperios actuales, de igual manera que en la actualidad USA influye con su música, su cine, sus publicaciones, su economía, su ejército etc.. etc...en aquellos tiempos el nombre y la cultura de España estaban presentes en todos los ámbitos.

Gracias por su comentario, espero que la continuación sea también de su agrado.

Pedro de Mingo dijo...

@Manuel, dos versiones había y dos versiones hay, esto es lo preocupante y es lo que tratamos de analizar en estas entradas, el origen de la Leyenda Negra y su pervivencia, dentro mismo de nuestro país.

Gracias por su visita amigo Manuel.

Pedro de Mingo dijo...

@Pedro, ciertamente la autocrítica es siempre muy difícil y me refiero a la autocrítica real, no a la leyenda rosa que daba por bueno todo lo español, esto tiene tan poca base como la leyenda negra que demonizaba todo lo nuestro.
En esta entrada se mencionan a algunos de esos pensadores que hicieron una autocrítica basada en razonamientos. La historiografía posterior también desarrollaría este tema.

Muchas gracias por su visita y comentario amigo :-))

Pedro de Mingo dijo...

@Carmen, así es, no se ha superado, como bien comenta es de habitual pensamiento entre la gente lo de "somos los mejores pero..." ¿a qué se debe ese sentimiento de inferioridad? muchas veces las mejores alabanzas hacia nuestro país vienen del exterior, de la visión de los extranjeros.

Sin duda esta idea de autocrítica viene de antaño, espero que algún día podamos librarnos de esta carga.

Un abrazo y gracias por sus siempre inteligentes comentarios.

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Esta entrada me ha recordado que a veces, hasta nosotros mismos, contribuíamos a estas leyendas e historias.

Un claro exponente es el libro que publicó Julio Caro Baroja, "Las Falsificaciones de la Historia" que abordaba este tema.

En el hacía un repaso de algunas leyendas politicas y religiosas falsas, salidas de nuestra gentes aún ha sabiendas que se estaba creando un bulo.
Muy recomendable.

Saludos.

Pedro de Mingo dijo...

@Lorenzo, muchas gracias por la recomendación, lo pongo en mi lista de pendientes.

Un saludo y enhorabuena por tu nuevo Blog :-))

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...