miércoles, 19 de enero de 2011

Debod, un templo egipcio en la capital de España

En el centro de Madrid, en el antiguo emplazamiento del antiguo Cuartel de la Montaña, aparece como surgido por arte de magia un templo de otra época y otro tiempo. A miles de kilómetros de su lugar de origen, es más antiguo que todo el entorno de la ciudad que le rodea, e incluso que la nación en la que se asienta, es un templo que vino de un lugar llamado Debod, cercano a la primera catarata del Nilo, en el país de Nubia muy al sur de Egipto.

 (Litografia del Templo de Debod -1838- por David Roberts, merece la pena pinchar sobre ella para verla en detalle)

Hace unos 2200 años, un rey nubio llamado Adijalamani de Meroe, ordenó levantar una pequeña capilla en la localidad de Debod, fue dedicada al dios Amón, aunque sabemos que se fue alternando o compartiendo el culto con la diosa Isis y otras divinidades nubias como Apedemak, el poderoso dios león dinástico meroíta, que aparece mencionado en el dintel de acceso a la capilla de Adijalamani.

En un principio como digo, fue una simple capilla que se construyó seguramente sobre otra más antigua construcción. Esta, es la parte más antigua, está decorada con multitud de relieves (por lo que se la conoce como capilla de los relieves) y en la que se leen inscripciones geroglíficas en honor al dios Amón. Aparecen también escenas rituales donde se puede leer :


"El rey Adijalamani ordena construir el monumento en honor a su padre Amón"

La construcción de este templo pudo deberse también a importantes cambios políticos en Egipto, lo que se conoce como "Secesión Tebana", durante 20 años (205-185 a. C.) esta parte de Egipto se independizó del resto del pais controlado por la dinastía de los Ptolomeos (que tienen su origen en Ptolomeo, uno de los generales de Alejandro Magno que a su muerte gobernó Egipto).

Esta zona, por tanto fue independiente durante un tiempo y tuvo sus propios reyes que quisieron reafirmar su legitimidad y autoridad construyendo más templos o engalanando y ampliando los existentes. Así en esta época el templo de Debod se amplió con nuevas estancias y elementos adicionales.

(Ruinas del Templo de Debod en 1907)

Una vez restaurado en Nubia el dominio de los Ptolomeos, el templo se consagra a la diosa Isis y se siguió ampliando el conjunto. Esta política de ampliaciones y cambios se seguirá llevando a cabo durante la larga dominación romana así, serán los emperadores Augusto, Tiberio y tal vez los Antoninos,  los que culminaron la construcción y decoración del edificio. Construyeron el pronaos con una fachada dotada de una puerta y dos columnas a cada lado. Incluyeron relieves en la fachada original del Templo, de época ptolemaica, y decoraron los muros interiores Norte, Sur y Este del pronaos y de los intercolumnios exteriores.

Testigo de miles de años de historia y del paso de sucesivas civilizaciones, contempló como Roma también menguó como imperio y abandonó la zona, dejandola en manos de pueblos nómadas, que también dejaron sus marcas en los muros del templo a modo de un nuevo capítulo sobre el libro de su dilatada historia.

Siglos más tarde, el emperador Bizantino Justiniano decretaría el cierre de los templos paganos en todo el Imperio, Por lo que Debod suspendió el culto a sus milenarios dioses y en su recinto se instaló una comunidad cristiana que consagró el templo a San Esteban, también se aprecian las huellas de esta ocupación cristiana.

(El Templo de Debod en su emplazamiento original)

Pasaron los siglos, en la Edad Media y la Edad Moderna,  el templo fue visitado por nómadas, por peregrinos paganos y cristianos, por los musulmanes. Todos estos grupos humanos dejarán su marca en los muros milenarios del templo, como posteriormente lo harán los viajeros románticos. 


La primera descripción exacta del edificio que se tuvo en Europa se elaboró en el año 1813, cuando el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt fue enviado para inspeccionar y detallar la zona por orden de Napoleón. El mismísimo Champollion visitó Debod, dejando una breve referencia del edificio. A lo largo del siglo XIX, el templo fue nuevamente visitado por exploradores y egiptólogos que ofrecieron una descripción gráfica y mostraron indirectamente en sus trabajos el paulatino deterioro del edificio.

El problema de la presa de Asuán.

Finalmente surgió el problema, las autoridades egipcias contruyeron en 1907 la primera presa de Asuán, fundamental para controlar las crecidas del Nilo, lo que afectaría en gran medida al edificio ya que permanecía durante 9 meses al año bajo las aguas. Esto hizo que se fuera deteriorando su piedra arenisca y que perdiera las polícromas pinturas que lo adornaban. Si unimos esto a los desperfectos que provocó el terremoto de 1868 las autoridades llegaron a la conclusión de que era urgente una restauración, esta la llevó a cabo el arquitecto egipcio al-Barsanti, mientras que el alemán Günther Roeder lleva a cabo un estudio exhaustivo del monumento con fotografías, dibujos y comentarios que hoy en día siguen siendo referencia bibliográfica fundamental para su estudio.

(Ruinas del Templo de Debod en 1907)

Años después, en 1961, se comienza la construcción de la nueva presa de Asuán, se llegó a la conclusión de que era necesario desmontar todos los edificios de la zona o se perderían bajo las aguas para siempre. La UNESCO, en una carta de 6 de Abril de 1959, efectuó un llamamiento oficial de colaboración internacional para salvaguardar los monumentos de la Baja Nubia, que inevitablemente, iban a quedar sumergidos en el enorme lago artificial que se iba a crear, de más de 500 km. de longitud con una anchura máxima de 30 km. y media de 10.

España prestó oidos a esta llamada de auxilio y constituyó el llamado Comité Español con el profesor y arqueólogo español Martín Almagro Basch al frente del mismo. España realiza siete campañas arqueológicas y publica once volúmenes de memorias de los trabajos realizados; y una aportación de fondos por parte del Gobierno español para el salvamento de los templos de Abu Simbel y Filé. Egipto por su parte agradeció aquella ayuda prestada por multitud de paises regalando algunos de sus templos salvados de las aguas.

Así el Templo de Debod fue un regalo de Egipto a España y lo realizó finalmente el 30 de Abril de 1968 por un decreto de la Presidencia de la RAU (República Árabe Unida) por la que se ofrecía:

"El templo de Debod al Gobierno español y a su pueblo en consideración a sus esfuerzos en la contribución a la salvaguarda de los templos de Abu Simbel"

Egipto también donó otros templos a distintas naciones colaboradoras: Dendur a los Estados Unidos (se encuentra actualmente en el Metropolitan Museum de Nueva York), Ellesiya a Italia y Taffa a Holanda. Alemania recibió la entrega del pórtico ptolemaico del templo de Kalabsha, por las labores de desmantelamiento, transporte y reconstrucción realizadas, que actualmente se encuentra en el Museo Egipcio de Berlín.


 (Detalle del traslado de otro de los templos, en este caso el de Abu Simbel)

Las obras de excavación del templo de Debod sin embargo, fueron llevadas a cabo por el Servicio de Antigüedades de Egipto y un equipo de arqueólogos polacos.


Una vez desmontado el templo en 1961, fue llevado a la isla Elefantina en el Nilo. Allí permanecieron la mayoría de los bloques de piedra hasta el mes de abril de 1970, en que de nuevo viajaron; esta vez, rumbo a Alejandría. El día 6 de junio de dicho año, las cajas embaladas que contenían los bloques del templo de Debod fueron embarcadas en el buque Benisa y llegaron al puerto de Valencia (España) el día 18 de ese mismo mes. Desde Valencia fueron transportadas en camiones hasta Madrid, donde se almacenaron en el solar del Cuartel de la Montaña.

La tarea de los arqueólogos españoles bajo la dirección de Martín Almagro fue difícil, pues el Servicio de Antigüedades de Egipto sólo entregó un plano y un croquis del alzado del monumento, junto con algunas fotografías sin referencia de ninguna clase. Más de cien bloques habían perdido la numeración y muchos fragmentos llevaban una marca que no correspondía al plano.

En primer lugar se levantó una base de piedra (a modo de podio) con el fin de aislar los bloques originales del templo y que el suelo no tuviera contacto con ellos. Sobre el basamento se empezó la reconstrucción, siguiendo la técnica llamada anastylosis; es decir, colocando en su lugar los elementos originales hallados y añadiendo las partes de reconstrucción con una piedra de diferente color, para poder distinguir los elementos antiguos y originales de los nuevos. La piedra nueva se trajo de Villamayor, provincia de Salamanca.

(Montaje del templo de Debod en Madrid)

Algunos bloques del exterior se trataron químicamente para protegerlos y reforzarlos. En el interior del edificio se instaló aire acondicionado para crear una atmósfera seca constante. Y como recuerdo del río que tuvo el templo en sus proximidades (el Nilo), se construyó un estanque de poca profundidad a lo largo de los pilonos de acceso al templo. Los trabajos de reconstrucción del monumento duraron dos años.

 (El montaje del templo supuso un auténtico rompecabezas Su inauguración se hizo finalmente el 20 de julio de 1972 por el alcalde Arias Navarro)

Desde su apertura al público madrileño la conservación del templo ha estado rodeada de polémica. El edificio fue usado de forma indiscriminada para pases de cine de verano, para representaciones teatrales, para anuncios publicitarios, para spots musicales. La contaminación y el climograma de Madrid, así como el vandalismo, han dejado huellas profundas en el edificio.

La voz de alarma la han dado los Congresos de Egiptología Ibérica que se han ido celebrando y recientemente la UNESCO. Frente a ellos, la postura oficial del Ayuntamiento de Madrid que desmiente los motivos de alarma, sin embargo, el templo se sigue degradando.

 (Vistas del Templo de Debod, situados en la Montaña del Príncipe Pío en Madrid)

La declaración del templo de Debod "Bien de Interés Cultural", realizada en abril de 2008, alienta nuevas esperanzas en lo tocante a su conservación. Esperemos que este superviviente del paso del tiempo, las civilizaciones y los cataclismos no termine sus días a miles de kilómetros de su tierra de origen.

Curiosidades:

» Es el núcleo arquitectónico del santuario, la parte más antigua conservada del templo, que se encuentra en un estado de conservación aceptable (excepto la policromía); está decorada con escenas que representan al rey adorando a los dioses y ofreciendo sacrificios. Son motivos relacionados con el culto regio a los dioses de la zona y a los vinculados a la monarquía sagrada.

»
El conjunto pesa en torno a las mil toneladas y se compone aproximadamente de 1.724 bloques que se repartieron en 1.359 cajas de madera. Tardó en montarse dos años.

» El templo de Debod debió formar parte de una ruta sagrada para los peregrinos que acudían hasta el gran centro religioso dedicado a la diosa Isis, en la isla de Filé. Pero en principio a quien se adoraba en Debod era al dios Amón.



Fuentes :

Herráez, S., "Obras de rehabilitación del templo de Debod". Revista Liceus, n.4 (2002)
Jambrina, C., "El viaje del templo de Debod a España". Historia 16, n.286 (2000).
Amigos de la egiptología : http://www.egiptologia.com

Las fotografías se han tomado por entero de internet.

14 comentarios:

Retablo de la Vida Antigua dijo...

Un documentado y magnífico trabajo el suyo. Es curioso que se erigiese el templo en el mismo solar que el Cuartel de la Montaña. Que no es menos histórico que el templo egipcio.

Saludos cordiales.

Jose dijo...

Cuando siendo niño, en un libro de mi padre, viendo unas fotos, descubri que en España teniamos un templo de esta naturaleza, yo, que siempre fui, ademas de un chaval raro que se llevaba libros mas raros aun a la cama, un precoz enamorado de Egipto, casi convulsiono del entusiasmo.

Hoy, este es menor, obviamente, pues, a pesar de ser nuestro pueblo el beneficiario de aquel reconocimiento, no me parece que la operacion de traslado de este pequeño tesoro a nuestro suelo, amen de otras cuestiones mas tecnicas, en fin, fueran muy ortodoxas...

En cualquier caso, como siempre, fantastica y detalladisima entrada. Siempre que te visito aprendo cosas nuevas... :)

Que tengas una muy feliz velada, Pedro. Un abrazo.

La Dame Masquée dijo...

Fue generoso y agradecido Egipto con la ayuda prestada. Puestos a trasladarlo a otro lugar, pudo haberse quedado en el país, a fin de cuentas. La generosidad fue enorme.
Lastima de las pinturas perdidas, pero mas aun de pensar que ahora está sometido a los vándalos, y que se va degradando después de haber contemplado milenios. Ojala tenga salvación, pero desmentir los motivos de alarma no me parece el mejor modo de cuidar el monumento. Es como tapar los ojos para no ver lo que no nos gusta. Poco soluciona.

Buenas noches, monsieur

bisous

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Conocía la historia de la presa de Asúan pero no los detalles de la operación, aunque no sé si es muy justo andar regalando parte del patrimonio artístico a otros países...en cuanto a la degradación hay que sumar los constantes botellones que se organizan en sus alrededores...

...el templo de Ellesiya que se regaló a Italia se encuentra en el Museo Egipcio de Turín, uno de los mejores del mundo. Como sabes he vivido en esa ciudad dos años y he tenido el placer de visitarlo...invito a todos a que lo hagáis ;)

Un saludo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Desconocía que su mayor deterioro se debiera a las aguas de la primera presa.
El contraluz del templo al atardecer es impresionante. Un abrazo Pedro.

PACO HIDALGO dijo...

Nunca vi este templo con las veces que he estado en Madrid; la próxima será. Está muy bien analizada la historia del templo y lo de la presa de Assuan. Al menos, este monumento pudo salvarse, no como otras grandes obras de la antigüedad. Que tengas un gran día, Pedro.

Pedro de Mingo dijo...

@Jose, estoy de acuerdo con usted, no fueron muy ortodoxas, pero la otra alternativa es que se quedaran bajo las aguas del Nilo, así que aún debemos dar gracias.
Por cierto tampoco creo que hubiera estado mejor en Egipto, no sabe usted lo MAL que conserva esta gente su patrimonio, creo que no son conscientes de lo que tienen.
Un abrazo, amigo, y gracias por su comentario y su visita.

Pedro de Mingo dijo...

Madame, tiene usted razón. Es descorazonador ver como quizá en algunos años se deterioren partes que ni los milenios ni las civilizaciones ni el agua del Nilo pudieron borrar. Pero ya sabe usted que aquí si no hay cultura no hay respeto y para mucha gente son simples "piedras viejas".
Un saludo y gracias por su visita :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Carolus, le envidio a usted por haber podido contemplar el templo de Ellesiya, seguramente estará a mejor recaudo que el de Debod.
Por otra parte tengo que repetir lo que he comentado antes. No creo que el templo hubiera estado mejor en Egipto, yo he estado allí y le aseguro que no hay respeto alguno por el patrimonio egipcio, no me refiero a los turistas, sino a los propios egipcios. He podido contemplar como la humedad se estaban comiendo las pinturas del Valle de los Reyes simplemente por meter el mayor número de personas posibles en cada visita y sacar más dinero.....podría seguir contándole cosas, pero no quiero entristecer a nadie.
Gracias por su visita amigo Carolus.

Pedro de Mingo dijo...

@Desde la terraza, efectivamente las puestas de sol en esta parte de Madrid son impresionantes, tenga en cuanta que estamos en una de las partes más altas de la ciudad, la montaña de Príncipe Pio.
Esperemos que el templo pueda contemplar muchos más atardeceres.
Un saludo :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Amigo Paco, si visita Madrid y el Templo de Debod no olvide su cámara de fotos y si puede hágalo al atardecer, verá una de las mejores puestas de sol sobre la ciudad de Madrid.
Y no se olvide si lo hace de avisarme, está invitado a un café :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Retablo, al pie de este templo, antes de subir unas escaleras que dan acceso a la explanada, hay un monumento a los acontecimientos del Cuartel de la Montaña, supongo que no quedó mucho del lugar y se aprovechó el solar para colocar el templo, desde allí hay una de las mejores vistas de Madrid.
Un cordial saludo :-)

Manuel dijo...

He estado varias veces en Debot.Cuando vienen a visitarme desde Venezuela les llevo a ahí.
Una historia interesante. Sabía del templo regalado a los EEUU, pero no del resto.

También el traslado de los otros templo.

Buena e instructiva entrada.

Saludos Pedro.

Miriam (hermana de Isaac) dijo...

Bueno, pues acbao de enterarme de que tienes apartado de arte..y cuando he entrado, me has matado con el entierro del Conde Orgaz! jeje, me encanta, aunque los pocos conocimientos que adquirí en un par de años, se me están olvidando.

Tienes buen gusto.

Petición del público: Me decanto por la pintura. De Goya te diría que el la maja desnuda/vestida...técnicamente es el peor cuadro que hizo! Mucho mejor los cartones para tapices o los duques de Osuna. Digno de comentar es "La familia de Carlos IV"

Velazquez como no, aunque ya he visto que has puesto alguna obra suya, comentar que la "Venus del espejo" me parece increíble por el efecto de la cara de la mujer en el espejo (efecto que luego en cine se ha usado mucho). El resto de pintores españoles no me interesa, jeje, lo siento, Zurbarán no dominaba la perspectiva y me parece algo pueril en sus trazos. En arquitectura...la iglesia de la Encarnación, y poco más. Pero claro, esto son sólo elecciones personales y un poco frikis...

Saludos! =)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...