jueves, 7 de abril de 2011

Juan José de Austria, el hijo bastardo del Rey Planeta (1ª Parte)

Nota del autor : 

Con motivo del 382 aniversario de Don Juán de Austria y a petición de nuestro amigo Carolus del blog Reinado de Carlos II, España Eterna publicará una serie sobre la vida de este ilustre caballero. Esperamos sea de vuestro agrado.
-----------------------------------------------------------------------------
Felipe IV, entre otras cosas, era un gran aficionado al teatro y también a las mujeres, pudo combinar ambas cosas cuando conoció a la actriz Inés Calderón con la que mantuvo una apasionada relación durante años a pesar de que la bella actriz estaba casada, pero ¿quién podía plantarle cara al hombre más poderoso de la época? Fruto de esta relación sería Juan José que nació en abril de 1629. 

En un principio fue uno más de los hijos bastardos del rey, pero finalmente llegó a reconocer su paternidad. Eso no quiere decir que por ello estuviera al lado de su padre, el haberlo tenido cerca, en la corte, hubiera sido una humillación para la legítima reina y un escándalo para la moral de la época. Así que fue educado lejos de Madrid, concretamente en Ocaña con el objetivo de que algún día ocupara una sede episcopal .

(Don Juan José de Austria, autor Anónimo, fecha: 1655-60, Museo del Prado (83 x 60 cm Oleo sobre lienzo) Aparece mostrando sobre su pecho la insignia de la Orden del Hospital de San Juán de Jerusalén y el collar del Toisón de Oro. Pincha en la imagen para apreciarla con detalle)

Tuvo una educación como corresponde a su mitad regia e incluso al cumplir los 18 años se le nombró "Príncipe de la Mar" y se le puso al mando de una flota para luchar contra los franceses.

Nápoles:   

No fue sino la primera de las duras tareas que se le encomendaron. Por aquella época uno de los territorio de la Monarquía Hispánica, Nápoles, vivía una revuelta  provocada por la elevada fiscalidad impuesta por la Corona, una revuelta acaudillada por un simple pescador llamado Tommaso Aniello o Masaniello, una  peligrosa rebelión que por otra parte tenía tintes separatistas gracias, fundamentalmente, a la colaboración francesa. 

El virrey, Rodrigo Ponce de León, duque de Arcos, empleó mano dura para contenerla y Don Juan José fue enviado para intentar contener los ánimos. No sólo lo consiguió sino que en las negociaciones con los rebeldes supo combinar la autoridad con la benevolencia, la sabiduría y la mesura con la intimidación, así mientras proclamaba la anulación de los impuestos excesivos un nuevo virrey entraba con más tropas en la ciudad reforzando la posición de la Corona. En poco tiempo Nápoles podía decirse que continuaba dentro de los territorios de la Monarquía y la revuelta era apaciguada. Felipe IV nombró a don Juan nuevo virrey de Sicilia.

Masaniello, sobrenombre de Tommaso Aniello d'Amalfi (Nápoles, 29 de junio de 1620 – 16 de julio de 1647), fue un pescador y revolucionario napolitano. Se convirtió en el líder de la rebelión napolitana entre el 7 y 16 de julio de 1647 en la cual el pueblo se reveló contra las cargas impositivas impuestas por el virreinato español. Si pinchas sobre la imagen podrás ver en detalle estos puntos :

1) Masaniello, vestido de pescador y dirigiendo a la multitud.
2) La plaza del mercado fue el escenario principal de la revuelta pues comenzó en ese mismo lugar.
3) Los cadáveres son arrastrados por la muchedumbre que se ensaña con ellos.
4) La crueldad fue una constante en la revuelta. Incluso Masaniello sería finalmente decapitado.
5) La cabeza de Giuseppe Craffa (hermano del duque Maddaloni) es clavada en una pica y mostrada a la multitud.

Este éxito no hizo sino aumentar la popularidad de Don Juan José que ya de por sí tenía fama de hombre apuesto  y de gran inteligencia en completo contraste con su poco favorecido y apocado hermano afectado de todo tipo de dolencias debido a la consanguineidad. Era amante del ejercicio físico, aficionado al juego de pelota y a la caza. Tenía gran interés también por lo científico siendo un entendido en astronomía y asiduo lector de Copérnico, Galileo etc. Por si fuera poco destacaba también por sus habilidades artísticas en la pintura y en la música.

Cataluña:

Debido a su éxito, Felipe IV lo envió poco después a Cataluña llegando el 11 de julio de 1651. Allí el panorama era desalentador, la revuelta, como en Nápoles, separaba aquel territorio del resto de la Monarquía y no sólo eso, sino que se encontraba ya bajo la influencia del reino de Francia.

Puso sitio a la ciudad por una parte, pero por otra prometió un perdón general (con permiso de Felipe IV) y se comprometió a respetar los fueros de Barcelona y del Principado, el Consejo de Ciento, y la renuncia de la Corona al cobro de los quintos, entre las principales concesiones. Con ello se logró la rendición de la ciudad catalana, en 1652 el Conseller en Cap, salió de las murallas de Barcelona postrándose ante Don Juan José para jurar obediencia.

(Barcelona se rinde a Don Juan José de Austria, cuya mediación ante el rey para respetar las instituciones de Cataluña le hicieron muy popular en el Principado. Óleo de Pandolfo Reschi)

La actitud de Don Juan José, el respeto mostrado y las concesiones que prometió cumplir le hicieron ganarse la simpatía de las autoridades barcelonesas. El 28 de enero de 1653, don Juan fue nombrado virrey de Aragón, si bien desde su entrada en Barcelona, el 13 de octubre de 1652, venía actuando como tal.

La guerra en Cataluña fue dura, Francia se negaba a abandonar los territorios que tan fácilmente había conseguido, se habían hecho fuertes en las zonas catalanas del Rosellón y Rosas y amenazaban con ocupar zonas más importantes como Castellón de Ampurias y Figueras extendiéndose por el norte de Cataluña. En el verano de ese mismo año sitiaron incluso Gerona y fue asaltada repetidas veces por las tropas francesas sin éxito. 

Sin embargo el peligro de que la ciudad fuera finalmente tomada era inminente, por lo que Don Juan José salió de Barcelona con un pequeño ejército de unos 5.300 infantes y 1.800 caballos. Los choques entre ambos ejércitos fueron reñidos y sangrientos pero finalmente el bastardo real logró hacerse con la victoria una vez más.

No fue el final del conflicto; los franceses siguieron con su empeño de ocupar territorio catalán y obtuvieron también algunas victorias que les llevaron a ocupar la Cerdaña catalana entrando incluso en la Seo de Urgel. Tras muchos meses y duros enfrentamientos muy igualados finalmente Don Juan José logró recuperar algunas plazas como Berga y Solsona.

Don Juan José partió de Cataluña hacia Flandes donde la situación era si cabe más complicada todavía para la Monarquía Hispánica. La guerra de Cataluña sin embargo duraría unos años más hasta la firma de la Paz de los Pirineos en 1659. Como consecuencia de esta paz, Cataluña perdía sus territorios del norte, es decir,  el Rosellón y la Cerdaña a favor de Francia que, aunque se comprometía a mantener la vigencia de los Usatges o privilegios catalanes y sus instituciones al norte de los Pirineos, no respetó nada de lo pactado y posteriormente el rey francés Luis XIV derogó los privilegios catalanes en 1660 y abolió las instituciones propias de la Cataluña septentrional, prohibió también el uso del catalán en el ámbito público y oficial. El resto de Cataluña siguió formando parte del territorio español.

Flandes: 

Pero volviendo a nuestro protagonista, Don Juan José se trasladó a Flandes. Allí la Monarquía se defendía de sus numerosos enemigos sin apenas medios pues los múltiples conflictos en muchos de sus extensos territorios hacían que las arcas del
estado estuvieran prácticamente vacías. 

(Moneda de 50 reales de Felipe IV en plata, podemos apreciar en el escudo los diferentes territorios que por entonces formaban la Monarquía Hispánica)

Aparte de las acciones militares que allí se sucedieron, hay que destacar la intensa actividad diplomática que tuvo que llevar a cabo en un territorio rodeado de enemigos, a saber: la Inglaterra republicana de Cromwell, las independientes Provincias Unidas y la belicosa Francia. Ante tantos frentes, la Monarquía aún tuvo fuerzas para dar algunos zarpazos a sus enemigos como por ejemplo la captura de varios navíos ingleses en Ostende y Dunkerque, la victoria en la Batalla de Valenciennes en 1656 ante Francia y algunas brillantes acciones como la que aconteció en Saint-Ghislain.

Pero las fuerzas escaseaban y la balanza pronto empezó a inclinarse a favor de los enemigos del Rey de España......... (Continuará)

24 comentarios:

Francisco Doña dijo...

¡Excelente, Pedro!
Tal como empieza esta serie resulta inevitable seguir atento a su desarrollo. Quedo a la espera de más...

Senovilla dijo...

Tendremos que seguir atentos al resto de entradas, la vida y obra de D. Juan José es apasionante.

Un abrazo.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

No me cabía duda de que leería una excelente entrada en ti blog ;). Muy buen resumen de las primeras y victoriosas campañas del joven don Juan, como dices un hombre auesto, inteligente y muy popular, cualidades éstas que sin duda levantaron los recelos de la Corte y de su padre, que veía en él quizás a un posible y futuro problema para una sucesión femenina en la persona de la infanta Margarita o, como así fue, en la presencia de un débil heredero.

Esa unión de benevolencia y al mismo tiempo mano dura que ejerció don Juan en Cataluña y Nápoles le darían fama de buen gobernante, de ese gobernante idealizado del barroco.

Un abrazo.

PACO HIDALGO dijo...

Entrada excelente donde se recojen los inicios del bastardo real en sus campañas por la defensa de una España vacilante y decadente en una Europa amenazante. Los triunfos iniciales en Nápoles y Cataluña no se pudieron continuar en Flandes y Portugal. Por lo tanto, estaremos muy atento a la segunda parte. Un cordial saludo, Pedro.

La Dame Masquée dijo...

Veo que estamos de aniversario también por aquí, y que se propone prolongar las celebraciones del cumpleaños de don Juan José.
Veremos qué es lo que se reserva usted aún.

Feliz dia

Bisous

Retablo de la Vida Antigua dijo...

Es una entrada documentadísima. Voy a volver a leerla con calma pues es para aprender y mucho.

Saludos.

Eduardo de Vicente dijo...

Muy histórica y bien llevada tu primera entrada sobre Don Juan José, estaremos atentos a próximas partes.
Saludos cordiales.

CarmenBéjar dijo...

Y es que don Juan José no hubiese dejado de ser un bastardo más, si acaso un monje o un canónigo, sin los triunfos en el campo de batalla. Las victorias engrandecieron su figura hasta niveles insospechados, otorgándosele un componente mítico que hicieron desinflarse su figura en cuanto pueso un pie en la dichosa corte madrileña. Mejor le hubiese ido quedándose en Flandes o en Italia que meterse de lleno en la camarilla de víboras de Madrid, pero es que los grandes personajes propios del siglo anterior habían desaparecido con él y sólo quedaban figuras de escaso pelaje.

Muy buen homenaje (y por partida doble)

Saludos

Manuel dijo...

Espero la continuación Pedro.
Una narración extraordinaria
Saludos

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Estaba seguro de lo mucho que disfrutaría con tu artículo, pero lo que no esperaba es que lo podría hacer doblemente con un segundo capítulo. Gracias amigo. Como dice nuestro amigo desde su Retablo, volveré a darle un repasito. Un abrazo.

Pedro González Miguel dijo...

Magnífica entrada amigo Pedro. Don Juan José siempre me pareció un personaje muy interesante, un hábil e inteligente militar. has arrojado mucha luz sobre su apasionante vida. Siempre aprendo algo al pasarme por tu blog, y te lo agradezco. Espero ansioso la segunda parte.

Un saludo amigo.

Lorenzo/Fotos Antiguas de Mallorca dijo...

Lo que estamos aprendiendo con esta iniciativa del aniversario de Don Juan de Austria. Estoy a la espera de esta segunda parte prometida con impaciencia..
Saludos y buen sabado.

Pedro de Mingo dijo...

@Francisco Doña, me alegro de que sea de su interés, la segunda parte se acaba de publicar, espero sea de su agrado y de un poco más a conocer la figura de este gran caballero.

Un saludo.

Pedro de Mingo dijo...

@Senovilla, es apasionante, don Juan José fue un hombre de grandes cualidades de mando, un educado hablar y gran capacidad en los campos de la diplomacia, la oratoria, y la buen estratega en los campos de batalla.
La última cabeza pensante de la España de los Austrias.

Un abrazo.

Pedro de Mingo dijo...

@Carolus, me alegra que la entrada sea de su agrado, espero que sirva de homenaje a este gran caballero de finales del XVII. Creo sinceramente que Felipe IV tenía motivos sobrados para desconfiar de su vástago, pero seguro que alguna vez pasó por su cabeza el haber querído tener un heredero como Don Juan José antes que su legítimo hijo Carlos.

Un saludo.

Pedro de Mingo dijo...

@Paco, fíjese lo que nuestro protagonista consiguió con menguados recursos, escaso dinero, pocas tropas y muchos enemigos. En tiempos anteriores hubiera tenido sin duda éxitos de mayor calado.

Un saludo y gracias por su visita :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Madame, espero que le haya gustado la entrada, la verdad es que el aniversario de Don Juan José de Austria merecía una entrada por parte de los frikis de esta época :-)))

Gracias por su visita.

Pedro de Mingo dijo...

@Retablo de la Vida Antigua, le agradezco sus palabras, lo cierto es que todos aprendemos cada día un poco más con la ayuda de todos los blogs que nos dedicamos a estol.

Gracias por su visita :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Eduardo de Vicente, gracias por sus palabras, espero que la serie sea de su agrado. Para mi ha sido un placer también recordar la figura de Don Juan José y desempolvar mis viejos libros de la Facultad de Historia.

Un saludo.

Pedro de Mingo dijo...

@CarmenBéjar, acertadísima su reflexión, sin duda Don Juan José hubiera sido, como muchos otros hijos bastardos un hombre desconocido, oculto tras un alto cargo o una hábito eclesiástico, pero su ambición e inteligencia le hicieron destacar en los campos de batalla al servicio de su padre Felipe IV. Finalmente consiguió el reconocimiento por el que luchó toda su vida y alcanzó a ser el valido de su medio hermano, lástima de su temprana muerte, creo que habría demostrado muchas más cosas.

Un saludo y gracias por su visita Carmen.

Pedro de Mingo dijo...

@Manuel, muchas gracias, espero que entre todos los que hemos dedicado una entrada a este personaje hayamos dado a conocer un poco más su figura.

Un cordial saludo :-)

Pedro de Mingo dijo...

@desdelaterraza-viajaralahistoria, debo decirle que me pasa lo mismo a mi con su artículo, sabía que su particular estilo de hacer entradas me haría disfrutar de nuevo de la vida de este personaje.

Felicidades por tanto y muchas gracias.

Pedro de Mingo dijo...

@Pedro González Miguel, tus comentarios siempre los agradezco con especial interés, por algo eres mi primer seguidor y eso siempre hay que tenerlo presente :-)
Gracias por tus amables palabras amigo Pedro.

Hasta otra :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Lorenzo/Fotos Antiguas de Mallorca, lo cierto es que la iniciativa de Carolus nos ha hecho aprender mucho a todos sobre Don Juan José, todas las entradas han sido muy interesantes.
Gracias por sus palabras, espero que la segunda parte sea también de su agrado.

Un saludo :-))

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...