miércoles, 27 de abril de 2011

Recaredo. El rey católico de los Visigodos (2ª parte)

Recaredo se esforzó por atraerse a la nobleza, tanto la goda como la hispanorromana, también al episcopado arriano y católico. Así devolvió las propiedades confiscadas por su padre Leovigildo e instituyó los Seniores Gothorum, asamblea del consejo real que reunía a los aristócratas visigodos más poderosos. Gracias quizás a estas medidas, después del año 590 las fuentes no documentan sedición alguna contra su poder. Isidoro de Sevilla, en su Historia de los Godos, destaca el contraste entre la politica de Leovigildo y la de su hijo:

"Las províncias que su padre conquistó con la guerra, él las conservó con la paz, las administró con equidad y las rigió con moderación." (1)

Pacificar el reino godo significaba resolver también el problema religioso. El rey se había convertido personalmente al catolicismo en 587, poco después de acceder al trono, bajo los auspicios de Leandro, arzobispo de Sevilla, y desde ese mismo instante se propuso lograr que el pueblo godo adoptara el catolicismo.

(El Rey Recaredo hablando a los Obispos en el Concilio III de Toledo, año 589. Códice Vigilano, fol. 145, Biblioteca del Escorial)

A lo largo de dos años, el rey movió sus piezas y logró convencer a la mayoría de nobles y obispos, garantizándoles sus privilegios si se convertían al catolicismo. Así, los antiguos obispos arrianos mantuvieron su estatus en la Iglesia católica sin tener que ordenarse de nuevo. Eso sí, los elementos recalcitrantes fueron excluidos y purgados, como también se castigó a los responsables del trágico destino de Hermenegildo.

Despejado así el camino, se celebró el III Concilio de Toledo en el año 589. El reino visigodo tomó a partir de entonces un nuevo rumbo marcado por la entente entre Iglesia y Estado. La propaganda política del régimen se encargó de presentar a Recaredo como un nuevo Constantino, el emperador que permitió el triunfo de la Iglesia católica en el lmperio Romano a partir del edicto de Milán del año 313. 

(Corona visigoda que forma parte del tesoro de Guarrazar, un tesoro arqueológico compuesto por coronas y cruces votivas que los reyes visigodos españoles ofrecieron en su día a la Iglesia. Fue hallado entre los años 1858 y 1861 en el yacimiento arqueológico de la llamada huerta de Guarrazar)

Recaredo falleció el 21 de diciembre del 601. Más allá de su capital reforma religiosa, su reinado se caracterizó por asumir el legado de Leovigildo: la unidad territorial de la Península Ibérica y la instauración del principio de sucesión dinástica. Pero, en este aspecto, su política tuvo escaso efecto, ya que su hijo Liuva II tan sólo pudo reinar un par de años antes de ser depuesto y asesinado por un grupo de conspiradores encabezado por Viterico, el mismo que había abortado con su traición la primera sublevación contra Recaredo. Volvía así el Morbus Gothorum, (el mal de los godos) la usurpación violenta del trono.

Curiosidades :

» Recaredo tardó algún tiempo en informar al papado de su conversión al catolicismo. En una carta enviada en 599 el monarca explicaba al papa Gregorio Magno que no le había escrito antes porque una embajada anterior había naufragado en Marsella. En su respuesta, Gregorio lo celebró escribiendo:

"El nuevo milagro que ha sucedido en nuestros dias, de haber pasado los godos por obra vuestra de la herejía arriana a la verdadera fe (...) Qué corazón habrá tan insensible que, oyendo tan gran novedad, no se conmueva, alabe a Dios y ame a vuestra persona?"

Pero cuando Recaredo poco después, le pidió al papa que mediara en el conflicto que mantenía con los bizantinos por la presencia de éstos en el sur de la Península, el sumo pontífice se mantuvo neutral para no ofender a ninguna de las dos partes.

(Gregorio Magno es autor de una Regula pastoralis, manual de moral y de predicación destinado a los obispos. Recopiló y contribuyó a la evolución del canto gregoriano, llamado así en su honor pues en el año 600 d. C. ordenó que se recopilaran los escritos de los cánticos o himnos cristianos primitivos)

» Con la conversión de Recaredo y la adopción de la fe católica como credo oficial del reino de Toledo, en 589, los visigodos dejaban atrás doscientos años de perseverancia en el arrianismo. Esta corriente cristiana, considerada herética por la Iglesia de Roma, debía su nombre a Arrio, un sacerdote de Alejandría que vivió a comienzos del siglo IV. Arrio afirmaba que Dios Padre existía antes que todas las cosas y que había creado a Dios Hijo-Logos (el Verbo) o Cristo; la sustancia divina de éste no era igual a la del Padre, al que el Hijo estaba subordinado. Por tanto, la doctrina arriana negaba la equiparación de Cristo con Dios tal como la sostenía el dogma dominante en el mundo cristiano, lo que le valió una condena terminante en los concilios de Nicea (325) y de Constantinopla (381). Sin embargo, entre un sínodo y otro, el arrianismo cobró nueva vida cuando un obispo godo, Ulfilas, convirtió al cristianismo en su versión arriana a sus hermanos de raza, los godos de Mesia (al norte del Danubio). Desde allí, el arrianismo se difundió entre los pueblos germánicos: ostrogodos, visigodos, vándalos, burgundios y longobardos. Fue esta fe la que los visigodos llevaron consigo cuando se instalaron en Hispania en el siglo V. Allí se encontraron con una población autóctona católica, regida por una jerarquía eclesiástica fuertemente arraigada. Parecía una situación propicia para el conflicto, pero los historiadores han destacado la notable tolerancia de que hicieron gala los reyes godos, a semejanza de la que se practicó también en el reino ostrogodo de Italia.

Fuentes :

» Pere Maymó i Capdevila "Un católico en el trono visigodo" a través de Historia de National Geographic.
» Thompson E.A., "Los godos en España",  Madrid, 2007.
» Orlandis, José "Historia del reino visigodo español", Ediciones Rialp, 2006.
» (1) Las historias de los godos, vándalos y suevos, de Isidoro de Sevilla
 

16 comentarios:

Lorenzo/Fotos Antiguas de Mallorca dijo...

Una buena entrada y muy bien explicada. Y ahora ya se que es eso del arrianismo, lo habia oido muchas veces pero nunca se me ocurrio buscar a ver que era...
Saludos!

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Parece que Recaredo implantó una forma de gobierno más propia de los tiempos modernos, es decir, un monarquía hereditaria en fuerte cosonancia con la Iglesia. Un adelantado a su tiempo en este aspecto.

Un abrazo.

CarmenBéjar dijo...

Así que por eso Recaredo es el modelo de reyes visigodos, quizás por la trascendencia que se dio a su persona a partir del III Concilio de Toledo y su conversión al catolicismo. Imagino que fue una cuestión de puro azar: eligió el catolicismo como bien pudo decantarse por el arrianismo. En realidad entre ambas corrientes religiosas no existían grandes diferencias si lo miramos desde nuestra punto de vista actual...

Saludos

Manuel dijo...

Intento "civilizar"(?) la sucesión visigoda, pero ya ves, los malos hábitos siempre vuelven...

Interesante entrada Pedro

Saludos

PACO HIDALGO dijo...

Yo creo, Pedro, que Recaredo fue mejor político que su padre Leovigildo: supo rodearse de una élite preparada y devota de su persona, supo hacer trucos de magia para convecer a su pueblo arriano para convertirse al cristianismo, especialmente a sus nobles, y puso los cimientos de una monarquía hereditaria, como bien dice Carolvs, dando bastante más estabilidad al reino. Un cordial saludo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

En lo religioso unificó la doctrina en un tiempo de grandes discrepancias doctrinales acerca de la naturaleza de Dios, sus distintas personas y el misterio de la Trinidad: Monofisismo, Nestorianismo, Arrianismo...fueron variantes doctrinales que luchaban con la ortodoxia romana por imponerse.
Recaredo solucionó en España, con su
conversión, esta cuestión. Aún faltaban varias décadas para la unificación legislativa que con el Fuero Juzgo de Recesvinto, colocó bajo una misma ley a hispanos-romanos e hispano-visigodos.
Me ha gustado especialmente esta serie, porque este periodo tan lejano y desconocido es bueno divulgarlo y usted lo ha hecho de maravilla. Un abrazo, amigo Pedro.

Eduardo de Vicente dijo...

Mil cuatrocientos veintidós años después puede seguir diciéndose claramente que triunfó Recadero en su conversión al catolicismo.
Me gustó muy bien explicado.

Saludos cordiales.

Pedro González Miguel dijo...

Excelente continuación de la Historia de Recaredo, que buscó con acierto el apoyo de la nobleza y la Iglesia para asentar su monarquía hereditaria. Siempre ofreces nuevos datos y matices, mil gracias, un gran trabajo.

Un gran abrazo

Pedro de Mingo dijo...

@Lorenzo/Fotos Antiguas de Mallorca, celebro que se haya informado sobre el Arrianismo, lo cierto es que durante la baja y alta edad media las corrientes de pensamiento o doctrinas paralelas al catolicismo florecieron por doquier.

Un saludo y gracias por su visita :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Carolus, al menos fue un intento de instaurar una monarquía hereditaria, pero sólo tuvo continuidad con su hijo Liuva II. Witerico hizo que se amputara a Liuva II la mano derecha (lo que le imposibilitaba para reinar), y más tarde lo hizo condenar a muerte y ejecutar (verano del 603).

Un saludo, amigo :-)

Pedro de Mingo dijo...

@CarmenBéjar, efectivamente adoptó el catolicismo para tener un mayor acercamiento al papado y por consiguiente una mayor influencia. Es sabido que intentó hacer que el Papa mediara con los Bizantinos, si bien esta jugada no le salió muy redonda. El caso es que su decisión tuvo continuidad para el futuro de los reyes godos y por eso es considerado como el Constantino de los godos.

Un saludo y gracias por su comentario.

Pedro de Mingo dijo...

@Manuel, usted lo ha dicho, los malos hábitos volvieron, el "Mal de los Godos" regresó cuando su hijo fue depuesto y asesinado. Mala costumbre aquella que les persiguió hasta el fin de sus días.

Un saludo.

Pedro de Mingo dijo...

@Paco, Recaredo fue uno de los grandes reyes de los Visigodos, no sólo trajo unidad al reino sino que le dio un nuevo carácter, fue un gran gobernante sin duda llevó a cabo también la unificación religiosa entre visigodos e hispanorromanos, a la que aspiró su padre y que finalmente él consiguió.

Gracias por su comentario y visita :-))

Pedro de Mingo dijo...

@desdelaterraza-viajaralahistoria, gracias por sus siempre amables palabras. Como usted comenta Recesvinto fue otro de los grandes reyes visigodos y efectivamente consiguió la unificación política y social para el reino cuando promulgó en el año 654 el Liber Iudiciorum. Ambos reyes a su manera buscaron lo mismo, la unidad.

Interesante su comentario, muchas gracias :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Eduardo de Vicente, usted lo ha dicho, puso la primera piedra en cuanto a la unidad religiosa de España se refiere, por eso siempre se le recordaría, especialmente por las crónicas de San Isidoro de Sevilla.

Gracias por su visita, Eduardo :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Pedro González Miguel, muchas gracias por tus palabras, espero siempre ofrecer algún dato más y por lo menos hacer algo más amena la interminable historia de los godos con la que martirizaban no hace mucho tiempo a los chavales en los centros de enseñanza :-))
Por cierto, genial tu entrada sobre Espartaco.

Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...