miércoles, 4 de mayo de 2011

La Leyenda Negra : Orígenes

Según el diccionario de la Real Academia Española define a la Leyenda Negra Española como :
 
«Opinión contra lo español difundida a partir del siglo XVI» y como «opinión desfavorable y generalizada sobre alguien o algo, generalmente infundada».
 
Los orígenes de la Leyenda Negra se remontan al siglo XIII cuando en Italia los mercaderes cataIanes suponían una dura competencia para los italianos, y los territorios de Nápoles y Sicilia eran ocupados por los reyes de la Corona de Aragón.

La situación empeoró tras el saqueo de Roma, en 1527, que provocó duras críticas a la política de Carlos V, que aumentarían con las guerras mantenidas en Italia. Sin embargo, no hay que exagerar la trascendencia negativa que tuvo en Italia el saqueo de Roma; existen datos posteriores que demuestran una valoración positiva de España. Por ejemplo, Francesco Guicciardini, en su "Storia d’ItaIia" elogia a los soldados españoles y denomina Gran Capitán a Gonzalo Fernández de Córdoba culpando de las atrocidades del saqueo de Roma a los soldados (lansquenetes) alemanes. 

(Ilustración de Theodor de Bry (1528–1598) inspirada en un pasaje de la "Brevísima" de fray Bartolomé de Las Casas, fraile dominico español, cronista, teólogo, obispo de Chiapas (México), filósofo, jurista y apologista de los indios)

En realidad, fue en la segunda mitad del siglo XVI durante el reinado de Felipe Il, cuando se definieron claramente las acusaciones europeas hacia España, concretándose en lo que se conoce como Leyenda Negra. Ahora bien, es necesario puntualizar que la Leyenda Negra se basa en una determinada idea política sustentada desde Carlos V, esa sería la concepción política que tantas críticas había de provocar entre los europeos.


La leyenda bajo el Emperador:

La Unidad de la Cristiaridad bajo el Imperio y su defensa contra los musulmanes fue para Carlos V una suprema misión. Sin embargo, y pese a la enorme herencia recibida, Carlos poseía muchos territorios que mantenían sus características individuales que conservaban su propias leyes, sus instituciones, su moneda, sus privilegios, por tanto, sólo pudo ser señor absoluto de una parte del territorio, pero sin conseguir una efectiva unificación. Por este motivo no llegó a ver realizadas sus aspiraciones de “Humanitas Christiana” es más, la Reforma Protestante, que se produjo en esta época, favoreció la desintegración del lmperio, ya que los príncipes alemanes apoyaron a Lutero en un claro intento de desmarcarse del Emperador.

Hacia 1540 la idea imperial chocaba dentro de la Europa renacentista donde irrumpían con fuerza las diferentes nacionalidades. España, defensora de esta unión europea se convirtió en el blanco de numerosas críticas.

(La conquista de Túnez en 1535 tuvo como objetivo contrarrestar el poderío otomano en el Mediterráneo, la labor fue ardua y aunque se lograron importantes éxitos, la victoria final no llegaría hasta Felipe II y la batalla de Lepanto)

Es interesante reseñar cómo se difundieron estas ideas. Y es que los conflictos surgidos alrededor de la Reforma y la Contrarreforma favorecieron la técnica de la propaganda; así, de la persuasión desde el púlpito se dio paso a los sutiles consejos desde el confesionario donde era fácil adoctrinar a los creyentes, pero sobre todo la gran arma divulgativa fue el panfleto. A través de ellos se daría rienda suelta a la exageración y a la distorsión y manipulación.

Las fuentes de la leyenda :

Dentro de este ambiente de controversia, destacó sin duda el religioso español Bartolomé de las Casas y su “Brevissima relación de la destrucción de las Indias” La obra es una impresionante descripción de los métodos empleados por los españoles en América. Esta obra fue el justificante a seguir por todos los opositores a España para basar sus teorías, si bien no es menos cierto que el resto de naciones que llegaron a América emplearon métodos similares o incluso peores en cuanto a crueldad a la hora de explotar de aquellas tierras.

(Siendo niño conoció a los Reyes Católicos, y a Cristóbal Colón, pues su padre Pedro de las Casas, participó en los viajes del almirante. En 1499 tuvo la oportunidad de conocer a un indio, el cual fue traído por Colón y regalado a su padre como esclavo)

Publicó su obra en 1552 en Sevilla. La primera traducción al holandés fue en 1578, en plena guerra de independencia, y hasta 1617 tuvo 16 reimpresiones. En 1617 se publicó por primera vez en francés, con la expresa intención de apoyar a los rebeldes holandeses, y en 1800 ya se habían publicado ocho ediciones. La primera edición inglesa es de 1583; la alemana de 1597. La latina de 1598 fue profusamente ilustrada por Theodore de Bry, grabados que fueron empleados posteriormente en muchas otras ediciones, por lo que su impacto en la percepción de la Leyenda Negra fue enorme. Incluso está declarado santo por la Iglesia anglicana, la cual celebra su festividad el 20 de Julio.

Hubo también otros autores en Europa que contribuyeron a la Leyenda Negra, por ejemplo; Reinaldo González Montano (Exposición de algunas mañas de la Santa Inquisición Española, 1567), John Foxe (EI Iibro de los mártires, 1554), Guillermo de Orange (Apología, 1580)  y Antonio Pérez (Relaciones, 1594).

González Montano, fue un protestante español exiliado en Londres. Su identidad real es un misterio aunque parece ser que quizá se tratara de un fraile sevillano, hermano del convento de San Isidro que huiría tras la represión de la comunidad protestante sevillana desde 1557. La obra de González Montano, escrita en latín y publicada por primera vez en Heidelberg en 1567, es un cuento de terror sobre la Inquisición, que se detiene especialmente en las torturas y tormentos. El éxito fue enorme como lo demuestran las sucesivas traducciones y ediciones de que fue objeto el libro. En Inglaterra esta obra se consideró como una advertencia y una descripción propagandística de todo lo que podría suceder en los Países Bajos.

John Foxe era un exiliado de la Inglaterra de Maria Tudor en Holanda. Su libro, escrito en inglés “Acts and Monuments” fue comúnmente llamado el “Libro de los Mártires” y tuvo enorme éxito editorial. Ha sido tal la importancia de esta obra que se ha reeditado con notable regularidad hasta 1954.

(John Foxe (1516 - 8 de abril de 1587) es recordado por ser el autor del famoso Libro de los Mártires, que es un compendio de los mártires cristianos a lo largo de la historia, con énfasis en el sufrimiento de los protestantes ingleses desde el siglo XIV hasta el reinado de María I de Inglaterra)

Las causas de esta enorme difusión se basan, entre otras razones, en el carácter ameno del libro y en el hecho de coincidir con las creencias populares; sin embargo, sorprende saber que la parte dedicada a los mártires españoles no es larga y que, además, fue añadida en una edición posterior, en 1570. La narrativa gráfica intensificaba en sus numerosos lectores el odio feroz a España y a la inquisición.

"... el trato extremo y la cruel rapiña de estos inquisidores católicos de Espana, [es tal] que, bajo el manto de la religión no buscan más que su lucro privado y su comodidad, defraudando y saqueando hábilmente de sus bienes a otros ...”
 
Guillermo de Orange, líder de la revuelta de Países Bajos, escribió toda una serie de proclamas y panfletos contra el gobierno de Felipe II,  el más famoso fue el de "Apología", anteriormente citado. Fue un hábil propagandista capaz de poner el énfasis en aquello que sensibilizaba más a la opinión pública, como por ejemplo los abusos de los soldados, que describía con todo detalle:

“... Ias mujeres honestas y jóvenes doncellas violadas ante los ojos de sus maridos y sus padres, mientras mujeres embarazadas eran muertas en las calles por hombres que se habían entregado a toda clase de vicios antinaturales." 

(Guillermo de Orange, llamado el Taciturno, gran figura de la revolución de los Países Bajos, escapó de las ejecuciones impuestas por el Duque de Alba en 1568, pero murió asesinado en 1584 posiblemente por encargo español)

No menos duras son las acusaciones que vierte contra Felipe II:

".. incestuoso, por haberse casado con una sobrina carnal; asesino, por haber matado a su esposa Isabel y a su hijo, el príncipe Don Carlos, para justificar ante el Papa la razón de Estado que imponía el nuevo matrimonio."

El libro de Orange gozó de gran difusión entre los innumerables panfletos antihispánicos que circularon profusamente en los Países Bajos y en la Inglaterra de las últimas décadas del siglo XVI y principios del XVII.

Antonio Pérez que desempeñó un papel importantísimo en la propagación de la Leyenda Negra. El célebre exsecretario de Felipe II, publicó en castellano sus “Relaciones” (1594) en Londres bajo el seudónimo de Rafael Peregrino; pese a todo, la obra tuvo mas éxito en Francia que en Inglaterra ya que existen varias ediciones en París. En España, por el contrario, no se publicó hasta mediados del siglo XIX.

(Antonio Pérez del Hierro (Valdeconcha, Guadalajara, España; 1540 – París, Francia; 7 de abril de 1611).1 fue el Secretario de Estado del Rey de España Felipe II)

Antonio Pérez, ejerció durante más de diez años una poderosa influencia sobre Felipe II. Fue alumno de las universidades de Lovaina y Salamanca y posteriormente completó sus estudios en Italia. Parece ser que sus gustos refinados y un cierto servilismo fascinaron a Felipe II, que supo valorar su habilidad para los negocios y para resolver los problemas  de política exterior, cualidades que fueron adecuadamente recompensadas, de modo que Pérez acumuló una gran riqueza y un progresivo poder que le granjeó numerosos enemigos.

En las dos primeras décadas del reinado de Felipe II se destacaron dos facciones entre los consejeros y funcionarios del monarca: la capitaneada por el príncipe de Éboli y la dirigida por el duque de Alba.

Antonio Pérez se vinculo a la primera facción, tal vez debido a su supuesta relación amorosa con la famosa princesa de Éboli (aunque no parece que este hecho tenga demasiado fundamento) lo cierto es que Pérez le reveló secretos de Estado y comerció con los favores reales. Tras la destitución, en 1572, del duque de Alba y después de los acontecimientos de los Países Bajos, quedó vía libre para los de Éboli y al fallecer el príncipe en 1573, Antonio Pérez asumió el  poder de este grupo y quiso interferir en la política de los Países Bajos a través del nombramiento de Escobedo, su secretario, para vigilar de cerca a don Juan de Austria, gobernador en los Países Bajos.

Sin embargo, tiempo después, comprobó que su secretario Escobedo, estaba más cerca de don Juan de lo que le hubiera gustado, lo que suponía un terrible peligro para Pérez pues Escobedo conocía perfectamente sus asuntos.

Pérez intrigó contra su secretario y llegó a convencer al Rey de la peligrosidad de Escobedo que finalmente murió asesinado en 1578. Sin embargo, tantas fueron las intrigas y maquinaciones que al final llegaron a ser de conocimiento del propio Felipe II que vio cómo había formado parte de ellas. Pérez fue detenido en 1579 y encarcelado, pero consiguió huir a Aragón, de donde era originario, en 1590. Alli, se acogió a los fueros para evitar la persecución del Rey. El tribunal de la Inquisición reclamó su extradición bajo la acusación de hereje y logró que se le encarcelara en Zaragoza, lo cual provocó una sublevación popular en defensa de los fueros que lo puso en libertad en 1591. Antonio Pérez huyó a Francia y de allí pasó a Inglaterra donde, según parece, no fue muy bien acogido. Finalmente, murió en París.

Su obra es un alegato contra Felipe ll, causa de su desgracia. Acusó al Rey de mantener relaciones amorosas con la princesa de Éboli y de la muerte de su hijo don Carlos  De él afirma, entre otras cosas, que:

“No hacía distinción de personas, las envenenaba a todas sin temor de Dios ni vergüenza del hombre".

Y tampoco faltan las críticas a los castellanos:

“Pueblo maligno y perverso (...) lleno de orgullo, arrogancia, tiranía e infidelidad”

Pérez, como los otros autores citados, fueron fuentes principales de la difusión de la Leyenda Negra Española. Una leyenda que implicaba a muchos de los pueblos españoles (catalanes, castellanos etc…) y que persiguió a España durante siglos. Una leyenda basada muchas veces en tópicos creados por los enemigos de la nación más poderosa por entonces y otras veces por los mismos españoles exiliados y apartados por el poder.

“La leyenda negra es una muestra de los flujos de opinión (admiración-rechazo) que se cruzan entre sí todos los países europeos conforme se solidifican las identidades nacionales propias. España recibe críticas pero también alabanzas, y por supuesto, emite ella también juicios de valor positivos y negativos sobre otros países. La llamada leyenda negra es muy distinta si procede de países competidores (Francia o Inglaterra), de sujetos pacientes del Imperio español o de ex colaboradores (Orange, Antonio Pérez). Hay, por otra parte, una leyenda negra del Imperio en su fase ascendente que se escribe desde el resentimiento y la envidia de otros países, y otra del Imperio en su fase decadente que se escribe desde la ironía sangrante, que se regodea en el ídolo de los pies de barro.” (1)

En otras entradas veremos cómo evoluciona esta leyenda en siglos posteriores, cómo se supera la leyenda basada en tópicos mediante la investigación histórica, cómo era vista España por los mismos españoles etc…

Fuentes :

García Cárcel, Ricardo; Mateo Bretos, Lourdes (1990). “La leyenda negra”. Madrid: Altamira.
Alvar, Alfredo (1997). “La leyenda negra”. Madrid: Akal.
Molina Martínez, Miguel (1991). “La leyenda negra”. Madrid: Nerea.
Pérez, Joseph (2009). “La leyenda negra”. Gadir.
(1) Ricardo García Cárcel (Catedrático de Historia Moderna) “Leyenda  negra y autocrítica”, hemeroteca ABC.

23 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Interesantísimo tema, monsieur. Estoy deseando leer esas entradas que nos promete.
La leyenda negra fue, en todo caso, solo eso: pura leyenda, como su propio nombre indica, aunque será apasionante ir viendo los detalles.
Buena la armó Antonio Pérez, entre otros.

Buenas noches

Bisous

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Para mí Orange y Pérez fueron, sin la menor duda, los mayores instigadores de la Leyenda Negra. Los otros autores que citas inicialmente fueron precisamente recuperados a consecuencia, principalmente, de las guerras de Flandes. A las Provincias Unidas y al Cristianísimo les interesaba sobremanera crear una imagen negativa de la Católica Monarquía para buscar aliados y creale nuevos enemigos al Rey de España...la leyenda negra carece en muchos casos de pies y cabeza y a modo de anécdota cabe citar que en algunos libelos y publicaciones pro-orangistas situaban a don Juan de Austria matanda nativos en las Indias, todo un disparate.

En cuanto al trato de los indios es obvio que en los años de la conquista no fue excelente como se deriva de una situación de ese tipo, pero no cabe duda que una vez mandados los primeros burócratas y gentes del Rey, se fue estableciendo poco a poco una sociedad a imagen y semejanza de las castellana, fundándose universidades (las primeras de América), hospitales, iglesias, tribunales, etc...algo que ni ingleses, franceses o neerlandeses podían decir de sus colonias, ni siquiera en fecha tan tamprana como el siglo XIX...queda claro que España buscó la asimilación y los otros una clara colonización esclavista...

Un saludo amigo.

PACO HIDALGO dijo...

Excelente entrada, Pedro, sobre los orígenes de la leyenda negra. Desconocía la opinión desfavorable ya en el siglo XIII de las ciudades italianas por la competencia comercial de la Corona de Aragón. Ahora bien, el Saco de Roma fue un misil al corazón de la cristiandad: ese papa huyendo por el "Passetto" para refugiarse en el Castillo de Sant´Angelo. También el ideal de Carlos V de defender a ultranza el catolicismo contra la reforma y los turcos, debió contribuir enormente a esa opinión desfavorable de España, lo que, unido a los trapicheos de Felipe II en el interior del país y en el exterior (Paises Bajos), difundido ampliamente por Antonio Pérez, hicieron que nuestro país fuese el símbolo de lo negativo, lo caduco y lo trasnochado.
Espero con mucho interés la continuación y la visión que se tuvo del país en el siglo XVIII y en el XIX. Un cordial saludo.

Retablo de la Vida Antigua dijo...

Julián Marías escribió en "España inteligible" unas páginas fundamentales al respecto.

Es una entrada de alto nivel.

Saludos.

Lorenzo/Fotos Antiguas de Mallorca dijo...

Magnifica entrada, muy bien documentada.
Creo que todavía arrastramos parte de aquella leyenda negra..
Saludos.

C.G. Aparicio dijo...

La LEYENDA NEGRA siempre estuvo al servicio de la política. Desprestigiar a una potencia tan poderosa como la Monarquía Hispánica era el objetivo de muchos otros territorios que no veían su excesivo poder con buenos ojos.
Ya espero las entradas en las que se trate el tema de la evolución de esta LEYENDA NEGRA, que en muchas ocasiones, se construyó a base de exageraciones y descalificaciones falsas.

Muy interesante este tema que abordas, y pretendes seguir abordando.

Un saludo!

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Injusta y mal intencionada la Leyenda Negra antiespañola, de la que fueron los españoles Pérez –sin olvidar a Orange-, Las Casas o González Montes los instigadores, muchas veces siguiendo motivaciones personales, fue fuera de España donde encontró el mayor apoyo. Todo era lícito para socavar el poder y el crédito de la Potencia dominadora en el mundo.
Hablar mal de Felipe II, para ellos “el demonio del mediodía” criminal de su hijo; criticar la forma de actuar en la conquista de América; censurar y desacreditar a España por sus Autos de Fe, fueron formas de indisponer al mundo en contra de España. Desde luego no hemos sido santos los españoles, pero piénsese en la situación de los indios del Sur o Centroamérica con la de los del Norte, de aquéllos sobre todo el mestizaje, de estos la reserva. ¿Qué distingue o que hacer peor un Auto de Fe castellano frente a la pira de Juana de Arco en Francia? Y lo peor, se ha mantenido a lo largo de los siglos, hasta hace poco: el de una España inculta, supersticiosa, brutal, que los extranjeros han difundido en lo posible y que nosotros mismos hemos creído, quizá, porqué algo de razón exista en ello o porque somos así. Dentro de poco publicaré una entrada que tenía preparada sobre este asunto que tanto afecta a nuestra ESPAÑA ETERNA.
Qué buen artículo, amigo Pedro, ha publicado hoy, sobre un tema tan interesante. Gracias y un abrazo.

Manuel dijo...

Ha sido interesante conocer detalles de la leyenda negra española. Se extendió no solo por Europa.

Espero conocer más detalles en las próximas entradas Pedro.

saludos y feliz fin de semana

Pedro González Miguel dijo...

Magnífica entrada, una vez más, sobre uno de los temas más curiosos de la Historia de nuestra España. Y sobre todo, fantástica la documentación y las fuentes utilizadas, el gran hispanista J. Pérez. Estoy deseando leer tus evoluciones obre este tema tan complejo y oscuro, seguro que arrojas mucha luz sobre él. Un placer instruirme y recordar con tus entradas Pedro. Un cordial saludo.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

De acuerdo con lo que dice el amigo Desdelaterraza: ¿cómo se puede tildar de inculta y embrutecida a la patria de Quevedo, Gracián, Calderón, Góngora, Cervantes, Velázquez, Zurbarán, Murillo, Carreño, Gregorio Fernández, Juan de Herrera, Churriguera...? ¿Cómo se puede tildar de esta forma a la nación que descubrió y conquistó el Nuevo Mundo a base de grandes hombres, que creó un Imperio Universal, el primer gran estado burocratizado y una polisidonia adelantada a su tiempo, que dio la primera vuelta al Mundo, que rigió monumentos como el Escorial, las catedrales del Nuevo mundo, que fundó las primeras universidades de América, que consideró a los indígenas y no esclavos como hicieron Francia o Inglaterra?...

...los extranjeros tuvieron la culpa pero sobre todo los propios españoles, pues somos el único país que se critica a sí mismo y que muchas veces prefiera lo de fuera a lo propio cuando contamos con el país probablemente con la historia más rica del mundo...muchas culpa también lo tienen nuestros políticos, en especial los actuales con sus burdas mentiras nacionalistas y sus invenciones históricas en favor de sus propios intereses, de su doble moral...el mayor enemigo de la historia es la política.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

* consideró a los indígenas súbditos y no esclavos...

CarmenBéjar dijo...

Añadiendo algo de los expresado por Carolus hay también que tener en cuenta que la propagación de la Leyenda Negra se hizo en países enemigos de la Monarquía Católica. Es decir, que ellos se hicieron eco de esta propaganda precisamente por interés propio. Cada cual escucha lo que quiere, diríamos. Por otro lado, hubo muchos autores pro- españoles que quisieron neutralizar esta Leyenda Negra con versiones que han sido denominada Leyenda Blanca. Sin embargo, éstos relatos no fueron oídos en aquellos países donde la Leyenda Negra había calado y que precisamente eran enemigos de los reyes españoles.

Por otro lado, siempre que se le hacía alusión a Felipe II sobre el tema su respuesta era la pasividad. Decía que los hechos de la gran monarquía Católica y sus beneficios estaban sobre la mesa y que no era necesario actuar al respecto. De sobra sabía lo que se decía de él y nunca acúó para lavar su imagen.

Saludos

Pedro de Mingo dijo...

@Madame. Nuevas sorpresas nos van a deparar las siguientes entradas, se que es un tema polémico, pero hay que conocerlo, entenderlo y debatirlo.

Espero su visita en próximas entradas.

Un saludo :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Carolus, es un tema apasionante el de la Leyenda Negra que crea por una parte indignación y por otra asombro. Una leyenda en gran parte injusta y basada en tópicos y construida a lo largo de los siglos no sólo por los enemigos de la Monarquía Hispánica sino también por algunos súbditos que ayudaron a difundirla.
El propio erudito Ricardo García lo resume magistralmente cuando dice :
"Una leyenda negra del Imperio en su fase ascendente que se escribe desde el resentimiento y la envidia de otros países, y otra del Imperio en su fase decadente que se escribe desde la ironía sangrante, que se regodea en el ídolo de los pies de barro"

Espero que no se pierda el resto de entradas que pienso dedicar a este oscuro tema.

Un abrazo y gracias por su visita :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Paco, como usted dice el saqueo de Roma fue una acción que provocó enorme malestar. Fíjese en la incongruencia, el mismo Carlos V que atacó al papado, arruinó su Imnperio por defender la doctrina Católica. Fue uno de los muchos episodios que los enemigos de la nación más poderosa del momento grabaron a fuego siglo tras siglo en el libro de la leyenda que perseguiría a nuestra nación. Incluso me atrevería a decir que todavía quedan rescoldos de aquellos fuegos....

Un saludo y gracias por su comentario :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Retablo, no he leído la obra de Julián Marías, pero por su comentario he sentido curiosidad y he echado algún vistazo por la red.
Me llama especialmente la atención su frase :
"No es que sea mi «mejor» libro –esto no tendría demasiado sentido–, pero es acaso el que ha ayudado más a que los españoles se entiendan a sí mismos"

Sin duda me ha dejado usted un tema pendiente, procuraré informarme más sobre el mismo, gran problema ese de que los españoles se entiendan a sí mismos.

Un saludo :-))

Pedro de Mingo dijo...

@Lorenzo, no lo dude usted, somos una nación muy particular, especialmente crítica consigo misma, por ello su comentario "Creo que todavía arrastramos parte de aquella leyenda negra" es de lo más acertado, no lo dude, quedan rescoldos, pero sobre todo avivados por nosotros mismos.

Un saludo y gracias por su visita :-)

Pedro de Mingo dijo...

@C.G. Aparicio, ante todo bienvenido. Tiene usted razón, era una política de desprestigio hacia nosotros por ser la nación más poderosa de la época. Pero eso es algo que se repitió muchas veces antes y que se repetiría posteriormente con otros imperios como el Napoleónico, el Británico, el actual todopoderoso USA. El problema es que la leyenda también salió de nosotros mismos, cosa que no se vio en ningún otro lugar. Desgraciada particularidad la nuestra.

Un saludo :-)

Pedro de Mingo dijo...

@desdelaterraza-viajaralahistoria. No tengo nada que decir sobre su comentario, es exactamente lo que yo pienso. Cuántas críticas he podido leer y escuchar del otro lado del mar de los paises hispano-americanos, algunas de ellas podrían ser posible motivo de debate y otras muchas sin fundamento ninguno.

Pero lo cierto es que al menos allí quedan los descendientes de aquellos primeros pobladores para poder opinar con mayor o menor fortuna. Si nos vamos a Anérica del Norte, veremos que no se levantan críticas hacia la antigua metrópolis, no queda nadie para hacerlo...

Un saludo y gracias por su acertado comentario.

Pedro de Mingo dijo...

@Manuel, le agradezco su comentario. Espero que las siguientes entradas sean también de su interés.

Muchas gracias por su visita :-))

Pedro de Mingo dijo...

@Pedro González Miguel, gracias amigo. Tengo preparada una serie sobre este tema que como poco creará bastante asombro.

Gracias por tu visita :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Carolus, es cierto lo que comenta, sin duda se quedará asombrado con futuras entradas cuando lea comentarios del tipo:

"¿Qué se debe a España? desde hace dos, cuatro, diez siglos ¿Qué ha hecho por Europa?"

Qué razón tiene cuando comenta sobre nuestros políticos actuales, creo que eso daría para hablar durante muchas muchas entradas. Partiendo de que sus ideas y teorías están basadas en gran parte en la mentira y en la ignorancia el caldo de cultivo está servido.

Un saludo, amigo.

Pedro de Mingo dijo...

@Carmen, hay muchas leyendas aparte de la Negra; la blanca como usted comenta, la rosa... y todas ellas exageran los puntos que defienden. Probablemente hable en próximas entradas sobre algún aspecto de las mismas.

Gracias por su comentario Carmen, como siempre muy acertado.

Un saludo.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...