domingo, 13 de noviembre de 2011

El misterio de los Santos Emparedados

El hallazgo se produjo en los últimos días del mes de enero de este año, en la iglesia de Santo Domingo de Silos de Prádena del Rincón (Madrid).

Durante este tiempo los arqueólogos han preferido guardar silencio para entender el descubrimiento. Algo que no habían visto jamás. Dentro de una tumba, entre restos humanos, aparecieron tres misteriosas esculturas, dos de ellas, sin cabeza. Emparedadas y decapitadas... dentro de un nicho.

Las investigaciones arrojaron posteriormente que se trataba de tallas religiosas de la primera mitad del siglo XIV. Dos de ellas están perfectamente identificadas: la Virgen María y San Juan Evangelista. Sobre la tercera, hay dudas. Puede ser Santo Domingo de Silos (por la advocación de la iglesia) o Santo Tomás, ya que antiguamente el templo estaba dedicado a su figura. Pero después de clasificarlas, los técnicos han centrado todos sus esfuerzos en responder al gran enigma: ¿Qué hacen tres tallas religiosas de hace 700 años dentro de una tumba?

 (Fotografía del misterioso hallazgo)

Hay dos teorías al respecto, tal y como señala Carla Olivé, restauradora del edificio. Existe la posibilidad de que en algún momento la iglesia hubiera cambiado de culto.

«A lo largo de los siglos —explica— el templo ha podido experimentar sucesivas ampliaciones; que comenzara siendo una pequeña capilla y que acabara convirtiéndose en lo que es hoy. Esas remodelaciones también incluían la renovación de los objetivos religiosos que estaban considerados como los más antiguos».

Por otro lado, los arqueólogos no descartan que el abad de la iglesia hubiera decidido, en su momento, enterrar estas tres esculturas al haber recibido otras similares, pero de mejor calidad. Dada su naturaleza religiosa, estas no se podían vender ni destruir, por lo que pudo optar por enterrarlas en un nicho.

Las tres tallas de bulto redondo se encontraban ocultas en una hornacina practicada en uno de los muros del atrio norte, en unas condiciones lamentables, aunque los trabajos de restauración permitirán recuperar su disposición original.

 (Iglesia Parroquial Santo Domingo de Silos en Prádena del Rincón)

El estilo presentado por las esculturas es posiblemente gótico si bien con ciertos caracteres arcaizantes en lo referente a las facciones. Desde el punto de vista artístico, las tallas del probable calvario presentan un notable dominio técnico del volumen y movimiento de los ropajes, y sus cabezas, unas facciones proporcionadas y bien definidas.

La imagen de la Virgen tiene una túnica que cae hasta los pies y calza zapatos de remate puntiagudo que asoman por debajo. Las manos están entrelazadas encima del pecho, lo que se ha interpretado como símbolo de asociación al sacrificio de su Hijo. La cabeza, a pesar de su deterioro, posee unos rasgos finos, mientras que los ojos (almendrados) están magníficamente tallados, al igual que la boca. La figura de San Juan lleva túnica talar hasta los pies y parece sostener un libro en una mano.

La singularidad de este descubrimiento es aún mayor si se tiene en cuenta que los hallazgos conocidos de ocultamientos son escasos en España: sólo se conocer tres casos en iglesias de Soria, Palencia y Vitoria.
Pinturas y una necrópolis

Durante los trabajos de rehabilitación de Santo Domingo de Silos, que comenzaron hace un año, también han aflorado varios elementos artísticos de distinta cronología y tipología, como restos conservados del retablo mayor que resultó quemado hace cuarenta años.

También se han descubierto restos de pintura mural en paredes de la nave. Estos se dividen en dos grupos de cronología y significado muy diferente, pero ambos habían permanecido ocultos tras un tabique adosado al muro. Además, se ha perforado el subsuelo sacando a la luz una necrópolis junto al atrio norte. Hay tumbas antropomorfas excavadas en la roca, realizadas con ladrillo y también aunando ambas tipologías. Las más antiguas son anteriores a la construcción de los muros del templo.


Fuente:

ABC - Miguel Olivier

12 comentarios:

Miquel dijo...

verdaderamente curioso ¡¡¡salut

Manuel dijo...

Muy interesante Pedro

Puede ser que las ocultaran para evitar expolio?

Solo elucubro

Saludos

C.G. Aparicio dijo...

Sin duda, todo un misterio.
Creo que lo más lógico es pensar que en vez de venderlas o destruirlas, decidieron enterrarlas, tal y como tú apuntas. Sin embargo, no deja de ser curioso este hallazgo.

Un saludo!

Eduardo de Vicente dijo...

Como apunte, aunque quizá no tenga nada que ver, esa zona fue un frente durante toda la guerra civil.


Saludos.

iglesiasoviedo dijo...

Es algo realmente curioso, supongo que investigando algún día se sabrá la autentica razón.
Un abrazo.

Valverde de Lucerna dijo...

Es curioso que haya santos decapitados,es difícil de entender.
Un saludo.

PACO HIDALGO dijo...

Pedro, desde luego el descubrimiento está lleno de curiosidad. No se conocen muchos casos de figuras religiosas enterradas, pero puede haberlas. Esa explicación de que fueron sustituidas por otras me hace pensar en las estatuas imperiales romanas, que para aligerar, como estaban idealizadas, en las provincias se dejaban el mismo cuerpo pero se cambiaba la cabeza con los rasgos del nuevo emperador. Pero esto no me suena para el terreno religiso, lo veo demasiado profano. Tal vez lo más lógico es desprenderse de ella porque tenía otras mejores, pero también las podían donar. Lo que no me cuadra mucho es la decapitación. Algún día se podrá desvelar este interrogante. En fin, misterios de nuestra historia menuda. Saludos cordiales.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

En un tiempo en el que creemos está todo descubierto resulta estimulante comprobar que estamos equivocados.
Cuántas cosas raras han hecho los hombres y cuantas quedarán todavía por descubrir. Un abrazo.

CarmenBéjar dijo...

Pues fíjate que la historia no me ha parecido extraña. Me explico. En Béjar han ocurrido hechos similares, aunque no con tallas tan valiosas. Por ejemplo, en la sacristía de la iglesia de Santa María se encontraron en una especie de "bodega" un conjunto heterogéneo de cuerpos y cabezas de esculturas arruinadas, restos de ropa litúrgica y otros objetos de poco valor. La razón: objetos desechados en algún momento por el párroco. Un caso similar se produjo en los años 60 en la de San Juan Bautista, cuando se produjo la renovación del culto por el Concilio Vaticano II. Lo que no le satisfacía, el párroco lo enterraba en el suelo de la sacristía. Retrotrayendo estas actitudes a otras épocas, bien pudo ocurrir lo mismo.
Saludos

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Puede que sea lo que dice Carmen y no tenga más misterios. Lo que ocurre que han pasado ya tantos años que nosotros le demos un valor que en aquel momento no tenían y las enterraron para quitarselas de enmedio...

Por ciero tengo algo para usted. Pase por mi blog de Mallorca ;-)

Pedro González Miguel dijo...

Muy interesante, una vez más, Pedro. Siempre logras tratar temas bastante desconocidos para mi, gran trabajo. Un abrazo desde Mundo de Babel

manolo dijo...

Son curiosidades de la Historia de cada lugar, la mayoría de las veces sin documentar.
Muy ameno y documentado por tu parte.
Nuestro primer contacto fue breve, pues me visitaste y lo cerré al día siguiente.

He vuelto con uno nuevo y me agradaría me visitaras y reanudar las visitas a nuestros blog.
Saludos manolo

marinosinbarco.blogspot.com

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...