lunes, 5 de diciembre de 2011

La primera Constitución de España. Cádiz 1812 (2ª Parte)

La Junta Central encontró refugio en Cádiz ante el empuje invasor francés. La apertura de la asamblea se hizo en septiembre de 1810 el lugar elegido fue el Teatro Cómico de la Isla de León. La situación era angustiosa pues por si fuera poco, se desató una epidemia, probablemente de tifus, que afortunadamente no fue a más, pero las Cortes de Cádiz se trasladaron a la Iglesia de San Felipe Neri en Cádiz.

 (Imagen de la Constitución de 1812, una de las obras custodiadas en la Biblioteca Nacional de entre los riquísimos fondos que contiene)

El número de diputados que participaron en este proyecto fue variable a lo largo del tiempo. En un primer momento fue de unos 100, pero los que la firmaron llegarían a ser unos 185 y cuando se realizó la sesión de clausura de las Cortes Extraordinarias llegaron a ser 223. Sus orígenes fueron diversos, procedían de todas partes de España y también había alguno de origen americano y es bien conocido que esta Constitución pretendió igualar a todos los súbditos españoles dando los mismos derechos y deberes a los habitantes de España y a los de América.

Hubo muchas dificultades para el traslado de los diputados elegidos hasta Cádiz y por ello muchos tuvieron que ser sustituidos por otros naturales también, de las provincias representadas que en ese momento estaban allí en Cádiz. La mayoría de ellos eran funcionarios, abogados, eclesiásticos etc...

(Placa conmemorativa de la Jura de la Constitucion de 1812 en Cádiz)

Entre todos los representantes que allí pudieron congregarse, pronto se distinguirían dos grupos claramente diferenciados; los absolutistas, partidarios del viejo orden que había regido los destinos de España hasta la fecha y que eran llamados "serviles" por sus enemigos. Y los llamados liberales, partidarios de grandes reformas y de cambiar de una vez por todas el Antiguo Régimen. Fueron casi siempre estos últimos los que llevarían la voz cantante, ayudados por el ambiente de euforia que se vivía en Cádiz, atestado de liberales, incluso el clero allí tenía muchos partidarios de las nuevas ideas.

La prensa también ayudó mucho a la expansión de las ideas liberales, gracias a que en 1810, las Cortes decretaron la libertad de imprenta. El final de la censura dio lugar a encendidas tertulias, se opinaba con total libertad en puntos de reunión como los cafés, salones, plazas, calles. Después de tantos años de censura, se podía por fin  leer obras antes calificadas como prohibidas. Se multiplicaron los periódicos y todo tipo de publicaciones por ejemplo "El conciso", "El Semanario Patriótico", "El Robespierre Español" etc...

 (Monumento a la Constitución de 1812 en Cádiz)

Los cafés se convierten en espacios para la discursión, para el debate de las nuevas ideas sin censura alguna, aquellos espacios dejaron su nombre en la historia como el Café de Cárdenas o El León de Oro entre otros. Allí tuvieron lugar acaloradas discursiones basadas en las publicaciones, como las del "Semanario Patriótico", que se hacían tras las sesiones de las Cortes. Todo esto dentro de un tenso panorama por el sitio al que se estaba sometiendo a la ciudad de Cádiz.

 (Monumento a la Constitución de 1812 en Cádiz. Detalle)

A pesar de todo, el trabajo en las Cortes fue muy duro y su labor legislativa enorme. Algunos de los decretos tuvieron como objetivo abolir algunas instituciones del Antiguo Régimen, como por ejemplo el Régimen Señorial de la propiedad de la tierra, la abolición de la Santa Inquisición, e instituciones oríginarias del medievo como los gremios por creer que coartaban la libertad del individuo.

El debate sobre la abolición de la Santa Inquisición fue uno de los más apasionados. Los liberales, influidos por las ideas ilustradas y de la Enciclopedia y los principios de la Revolución Francesa, veían en el Tribunal a un enemigo claro de la libertad y de la tolerancia y pedían su abolición inmediata. Hubo  publicación de numerosos escritos a favor de este punto como el del liberal Antonio Puigblanch que publicó con el seudónimo de Natanael Jomtob "La Inquisición sin máscara, o disertación en que se prueban hasta la evidencia los vicios de este tribunal y la necesidad de que se suprima" primero en fascículos y luego en un volumen, entre 1811 y 1813. La obra se tradujo rápidamente a otros idiomas :

"Cuando trato de destruir la Inquisición por sus cimientos, entiendo cumplir con uno de los principales deberes, que imponen a todo ciudadano la humanidad y religión juntas, ofendidas atrozmente y por una serie dilatada de siglos en este tribunal. ¡Ojalá pudieran mis fuerzas llenar la extensión de mis deseos, así como ha herido mi sensibilidad por todos sus puntos la idea que después de un maduro examen he formado  de su viciosa constitución y de los abusos que debieron serla consiguientes!."

(Página de la Constitución de 1812 donde aparecen los primeros artículos, merece la pena pinchar sobre ella para ver en detalle las ilustraciones)

El 22 de febrero de 1813, la Inquisición fue declarada "Incompatible con la constitución política de la monarquía". Al día siguiente el Tribunal era suprimido. Está situación no evitó que las antiguas funciones inquisitoriales fueran asumidas por Juntas de Fe o Tribunales de la Fe que funcionaban por cuenta propia en las diferente diócesis eclesiásticas. Estos tribunales conseguían superar al poder civil del Estado con el apoyo de las autoridades locales. El conde de Toreno, consideraría que la abolición del Santo Oficio fue uno de los grandes logros de las Cortes de Cádiz :

"Inmarcesible gloria adquirieron por haber derribado a éste las Cortes extraordinarias congregadas en Cádiz. Paso previo era su abolición a toda reforma fundamental en España, adelantar en la civilización moderna" 
 
Pero la ley de mayor trascendencia que se aprobó en las Cortes de Cádiz, fue sin duda la Constitución, base de toda la reforma del Antiguo Régimen y de toda su estructura y entramado político. Esta Constitución de 1812 propone un Estado basado en la división de poderes :

1) El monarca sería el encargado del gobierno y la adminisración.
2) La potestad de la creación de las leyes recaería en las Cortes, aunque el Rey debía sancionarlas y podía vetarlas hasta dos años.
3) Por otra parte los Tribunales de Justicia serían los responsables de aplicar la Ley. 

Este sistema resultó tan avanzado y eficaz para la época, que se tomaría como modelo para posteriores costituciones europeas y americanas.

El texto definitivo de esta Constitución  se promulgó el 19 de marzo 1812, el día de San José, de ahí el nombre popular de "La Pepa" que más tarde se le daría. A pesar de la cercanía del ejército francés y del trascurso desfavorable de la guerra, las muestras de júbilo se sucedieron por doquier y los cronistas cuentan que se oían vítores y aplausos por toda la ciudad. Se formó una comitiva de diputados que recorrieron las calles entre las muestras de alegría del resto de ciudadanos.

(Fernando VII de Borbón, San Lorenzo de El Escorial, 14 de octubre de 1784 - Madrid, 29 de septiembre de 1833. Entre 1814 y 1820 restauró el absolutismo, derogando la Constitución de Cádiz y persiguiendo a los liberales. Tras seis años de guerra, el país y la Hacienda estaban devastados, y los sucesivos gobiernos fernandinos no lograron restablecer la situación.)

La redacción del artículo 1 constituye un claro ejemplo de la importancia que para la Constitución tuvo América. Fue el primero, y por ello, el más importante. Este es su famoso texto:

Art. 1 "La nación española es la reunión de los españoles de ambos hemisferios."

Otros artículos a destacar por su claridad e importancia :

Art. 2 "La Nación Española es libre e independiente , y no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona."

Art. 3 "La Soberanía reside esencialmente en la Nación, y pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales."

Art. 6 "El amor de la Patria  es una de las principales obligaciones de todos los españoles, y asimismo el ser justos y benéficos."

Art. 15 "La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey"

Art. 168 "La persona del Rey es sagrada e inviolable y no está sujeta a responsabilidad."

Art. 172 "No puede el Rey privar a ningún individuo de su libertad ni imponerle pena alguna."

Art. 247 " Ningún español podrá ser juzgado en causas civiles ni criminales por ninguna Comisión, sino por el tribunal competente determinado por la ley."

Para perpetuar en el recuerdo aquellos días en que se creó nuestra Constitución, se acuñaron medallas y hubo multitud de publicaciones, de tal manera que la noticia corrió como la pólvora por toda España, que se fue sumando a la celebración, en la medida que lo permitía la ocupación francesa.

En 1814 los franceses se retiraron y los patriotas de Cádiz pudieron salir de aquel baluarte e incluso viajar a Madrid, con la esperanza de que aquella Constitución, fraguada en el sur de España, se impusiera como modelo válido de gobierno en un país unificado y liberal. Pero todo aquello quedó en nada cuando Fernando VII volvió a España y firmó en Valencia un decreto en el que no sólo no aceptaba ni reconocía la Constitución sino que la declaraba nula y todos sus decretos nulos también y sin ningún efecto, esto se expresa claramente en el llamado Decreto de Valencia de Fernando VII, del que extraigo este fragmento :

"...declaro que mi Real ánimo es, no solamente no jurar ni acceder a dicha Constitución, ni a decreto alguno de las Cortes generales y extraordinarias ni de las ordinarias actualmente abiertas (...), sino el de declarar aquella Constitución y aquellos decretos nulos y de ningún valor ni efecto, (...) como si no hubiesen pasado jamás tales actos y se quitasen de en medio del tiempo, y sin obligación en mis pueblos y súbditos de cualquier clase y condición a cumplirlos y guardarlos.

Dado en Valencia a 4 de Mayo 1814. - Yo el Rey."

El 11 de mayo los diputados recibieron la orden de disolución, mientras los partidarios del Rey recorrían las calles de Madrid al grito de :

" ¡ Viva la religión!, ¡abajo las Cortes !, ¡ viva Fernandop VII !, ¡ viva la Inquisición ! "

Comenzaba la restauración del absolutismo, pero la huella de la Constitución de 1812 creada en las cortes de Cádiz quedaría para siempre impresa en la historia de España, ya nada volvería a ser como antaño y su legado no sólo afloraría poco tiempo después en nuestra historia, también su recuerdo serviría de ejemplo para futuras constituciones que estaban por nacer en Europa y América.

Fin.


Curiosidades :


» En 1810, las Cortes decretan la libertad de imprenta. El final de la censura dio lugar a encendidas tertulias en los puntos de reunión. Los periódicos se compraban y se leían en alto en los salones, los cafés o las plazas.

» Muchos fueron los que se alistaron en los batallones de defensa, enardecidos por las nuevas proclamas. Entre los batallones de defensa de la ciudad de Cádiz, estaban los llamados "lechuguinos" llamados así por el color verde de su uniforme, aunque también se atribuyó a que la mayoría pertenecían a los barrios de extramuros, donde se cultivaban las lechugas.

» La constitución establecía el sufragio universal masculino indirecto. A pesar de que las mujeres no tenían derecho a voto, ellas tuvieron un papel muy destacado en todo el proceso constitucional, muchas damas adineradas mantenían salones de tertulias donde se debatían las nuevas ideas, hubo también mujeres periodistas como Carmen Silva o articulistas como María Manuela López de Ulloa. Incluso había un periódico exclusivo para mujeres "El amigo de las damas" una publicación que trataba de explicar cuál era el lugar que se quería dar a la mujer en la sociedad constitucional.

» El exaltado pueblo de Cádiz también inventó sus proclamas y canciones tal como lo hicieron en su tiempo los revolucionarios franceses. Una canción del estilo de la Marsellesa, decía :


"...
Recordemos, amigos, la gloria
que logramos un tiempo ganar:
nuestro brazo la Europa temía,
nuestro brazo enfrenaba la mar.
Hijos somos de aquellos valientes,
cuyos hechos el orbe admiró,
cuyo esfuerzo la América y Flandes
y la Italia y la Francia domó.
...
Si el francés con ficciones villanas
nuestro Rey consiguió cautivar,
no por eso consienta soberbio
que podrá su inocencia burlar.
La virtud le cubrió con su escudo;
la Justicia su espada sacó,
de Fernando defiende la vida,
y del Corso la ruina juró.
...
Los fuertes aceros,
patricios guerreros,
al punto empuñad:
marchad, sí, marchad.
Resuene el tambor,
veloces marchemos,
y la sangre Española venguemos
derramada con ciego furor.

Fuentes :
 
» Artola, Miguel: «Orígenes de la España contemporánea», Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 2000; Las Cortes de Cádiz, Ayer, 1, 1991.
» Chust, Manuel: «La cuestión de la nación americana en las Cortes de Cádiz», Valencia, UNED-UNAM, 1998.
» Rodríguez, J. E.: «La independencia de la América española», México, FCE, 1996.» Pérez Garzón, Juan Sisinio: «Las Cortes de Cádiz», Síntesis, Madrid, 2007.

20 comentarios:

Juan dijo...

¡Qué poco duran los sueños! Imagino aquél de libertad en el microcosmos gaditano, de burgueses y comerciantes dinámicos e ilustrados, de refugiados mayoritariamente liberales de toda España huyendo de los franceses. Hasta el asedio fué dulce: desde la Puerta de Tierra se frenaba cualquier ataque gabacho y los británicos abasteciendo a los sitiados para impedir el hambre. Todo ello, animado con las coplillas tan graciosas del gracejo gaditano y andaluz y las famosas coplillas de "loh tirabusoneh de lah gaditanah con lah bombah que tiran los fanfarroneh" y es fácil imaginar el sueño de libertad y utopía para aquella España.
Sin embargo, todos los sueños acaban en el amanecer, cuando llega la realidad: el reyezuelo felón que ya desde su cautiverio de Valençay veía cómo dar el zurriagazo y acabar con el sueño de libertad. El Manifiesto de los Persas es el acta de defunción de la Constitución.
Saludos y a ver qué tal nos organizan este Bicentenario en marzo de este hecho tan primordial en nuestra historia.

PACO HIDALGO dijo...

Sabía, Pedro, que publicarías la segunda parte el día de la Constitución. Me ha gustado mucho esta entrada, describiendo las dificultades de los diputados para llegar a Cádiz, con un país invadido, siendo los diputados principalmente de las regiones costeras, que podían embarcar. Y esos debates apasionados, como el de la abolición de la Inquisición o los privilegios señoriales. Y luego darle al país el primer texto constitucional, duro y muy equilibrado, pero que sirvió para tan poco, pues enseguida llegaría el "deseado" Fernando VII para saltársela a la torera. Excelente dúo de entradas. Un abrazo constitucional.

RETABLO dijo...

"La Nación Española es libre e independiente , y no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona." y "La Soberanía reside esencialmente en la Nación, y pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales.". Es lo esencial. Es la refundación de España.

Saludos y Viva la Constitución de 1812.

Valverde de Lucerna dijo...

Me parece que fue una constitución adelantada a su época y que luego no se pudo desarrollar. Estaría España todo el siglo XIX luchando un bando contra el otro, absolutistas contra liberales. Al menos, sirvió de modelo para otras constituciones.
Un saludo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Interesante entrada y muy oportuna en estas fechas. Curiosa la existencia de una publicación llamada "El Robespierre español" supongo que de ideas jacobinas.
Un saludo.

CarmenBéjar dijo...

Puedo presumir de haber tenido un antepasado en aquellas cortes de Cádiz. Se llamaba Andrés Sánchez de Ocaña, era natural de Béjar, fabricante de paños finos y abogado de los Reales Consejos (lo cual hace que no se salga de la norma en cuanto a la dedicación de la mayoría de los diputados). Parece ser que asistió a las últimas sesiones únicamente, pero allí estuvo. Un hijo suyo llegaría ser Ministro de Hacienda en varios gobiernos con Narváez.
Saludos

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Unos hechos que marcaron un antes y un después en el pueblo español, que dejó de ser súbdito para convertirse en nación soberana...al final los efectos reales fueron casi imperceptibles por la llegada de la furia absolutista fernandina, pero en el imaginario popular quedaría marcado a sangre y fuego y sería el inicio de todo un movimiento liberal que impregnaria los años finales del reinado de Fernando VII y todo el reinado de Isabel II....el tema de los americanos en esta constitución es muy interesante

Bernardo Rivero dijo...

¡Qué funesto personaje fue Fernando VII! España perdió el tren del progreso en buena medida, creo, por este nefasto rey Borbón. De haber prosperado la Constitución de 1812 tal vez nos hubiéramos colocado a la cabeza de Europa. Las libertades, y tasmbién la ciencia, fueron grandes damnificados.

Saludos desde "El devenir de la ciencia".

Bernardo Rivero.

PS: "España Eterna" ya no es un blog, es una web de referencia. Mis más sincera enhorabuena por tan excelente trabajo.

Pedro González Miguel dijo...

Gran segunda parte amigo Pedro, documentada e interesante artículo sobre uno de los hechos más importantes de la Historia de España. un abrazo amigo

Pedro de Mingo dijo...

@Juan; El sueño fue efímero, pero su legado fue enorme, esta Constitución sería el comienzo del camino del pensamiento liberal en España y su legado para otras constituciones fue enorme. Fueron seguramente tiempos de mucha incertidumbre por la invasión francesa, pero de muchas ilusiones por cambiar un régimen anquilosado, a semejanza de lo que ocurrió en la Francia revolucionaria. De poco serviría el Manifiesto de los Persas del regresado Fernando VII, poco después se vería obligado a jurar la Constitución en Madrid el 10 de marzo de 1820, con la histórica frase:

«Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional».

Comenzando así el Trienio Liberal o Constitucional....

Un saludo y gracias por su visita y comentario.

Pedro de Mingo dijo...

@Paco, Celebro que la entrada haya sido de su agrado. Ciertamente el panorama debió de ser bastante complicado, formar las Cortes no fue tarea fácil pues nuestro territorio estaba en guerra contra el invasor, aún así, como comento en la entrada, se pudo hacer un apaño con los oriundos de las provincias que tenían que representarse en Cádiz y que en ese momento se encontraban por allí. Fíjese que no era una Constitución que dejara fuera a la figura del rey, siempre se contaba con su presencia y su consentimiento para dar validez y sancionar todo lo que saliera de las Cortes, pero aún así suponía una auténtica revolución para el tradicional sistema de gobierno.

Un saludo y gracias por su visita :-)

Pedro de Mingo dijo...

@RETABLO, Tiene usted razón, podría haber sido la refundación de España si se hubiera llevado todo aquello a sus últimas consecuencias. Pero sin quedarnos como estábamos y sin llegar a desarrollarlo completamente, finalmente nos quedamos a medias.
Así vinieron luego las guerras carlistas, los levantamientos militares y un largo etc. Que nos dejaron en el tren de cola europeo, cuando podríamos haber sido los pioneros de unos cambios tan necesarios.

Un cordial saludo y gracias por su visita.

Pedro de Mingo dijo...

@Valverde de Lucerna, Fue una Constitución adelantada para su época sin duda, base de las que vendrían después, y como digo más arriba, lástima de no haberse desarrollado en toda su plenitud, pues el siglo estuvo plagado de luchas entre liberales y conservadores, preludio de las dos Españas que finalmente se enfrentarían en una Guerra Civil.

Un cordial saludo.

Pedro de Mingo dijo...

@desdelaterraza-viajaralahistoria. Estimado amigo, esta curiosa publicación era editada por el médico Pedro Pascasio Fernández Sardino, exaltado patriota y revolucionario, que trabajaba en un hospital de la ciudad. Según diversos autores de la época, sobre esta publicación :

"Su tinta olía a sangre en su Robespierre, por lo mucho que clama porque ésta corra a raudales, con una insistencia que hace pensar en una mente un tanto desequilibrada."

Sus sangrantes opiniones, le llevaron a que el Gobierno le mandara detener y se le confiscaran sus papeles. Durante la primera reacción absolutista huyó a Inglaterra, y siguió allí publicando y difundiendo sus ideas. Regreso a España en el trienio constitucional (1820-1823), pero de nuevo tuvo que volver a inglaterra en 1823 donde finalmente moriría en el 29.

Un cordial saludo :-))

Pedro de Mingo dijo...

@CarmenBéjar, Pues puede usted presumir muy orgullosa de su antepasado y para mi también es un orgullo que sea usted, una descendiente de un testigo del nacimiento de nuestra Constitución, lectora asidua de mi blog.

Un cordial saludo y gracias por su visita :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Carolus. Así es amigo mio, a partir del nacimiento de esta Constitución llegaría el pulso entre los partidarios del antiguo régimen y los liberales que teñiría de sangre muchas páginas de la historia de España, en gran parte también por culpa de personajes bastante obtusos como Fernando VII o incapaces como Isabel II.

Gracias por su visita y comentario :-))

Pedro de Mingo dijo...

@Bernardo Rivero. Coincido plenamente con usted, Bernardo, creo que este funesto personaje nos llevó por el camino de la involución y que otro gallo hubiera cantado si las reformas constitucionales se hubieran desarrollado. España tuvo un momento muy oportuno pero se encontró con un rey inoportuno.
Sin embargo no hay que echarle toda la culpa a la monarquía, parte de la culpa la tuvimos los españoles que quizá no estábamos preparados para una constitución tan avanzada para aquel tiempo, y que algunos quisieran seguir montados en el carro del despotismo, secundando a Fernando VII.

PS: Sus palabras me llenan de orgullo, aunque creo sinceramente que todavía queda un largo camino por recorrer y muchos años para que este blog aporte al menos un granito de arena a nuestra historia de España.

Gracias de nuevo y un saludo.

Pedro de Mingo dijo...

@Pedro González, gracias amigo mio, es un pequeño homenaje a aquella constitución primera que tuvimos en unos días tan señalados como estos.

Un abrazo.

Francisco Doña dijo...

Para este siempre excelente blog, para su autor y para su familia: ¡Feliz Navidad!

Pedro de Mingo dijo...

Gracias amigo Paco, Feliz Navidad para ti y los tuyos.

Un fuerte abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...