jueves, 21 de octubre de 2010

El manifiesto de Los Persas

"Era costumbre en los antiguos Persas pasar cinco días en anarquía después del fallecimiento de su Rey, a fin de que la experiencia de los asesinatos, robos y otras desgracias les obligase a ser más fieles a su sucesor. Para serlo España a V. M. no necesitaba igual ensayo en los seis años de su cautividad, del número de los Españoles que se complacen al ver restituido a V. M. al trono de sus mayores, son los que firman esta reverente exposición con el carácter de representantes de España; mas como en ausencia de V. M. se ha mudado el sistema que regía al momento de verificarse aquélla, y nos hallamos al frente de la Nación en un Congreso que decreta lo contrario de lo que sentimos, y de lo que nuestras Provincias desean, creemos un deber manifestar nuestros votos y circunstancias que los hacen estériles, con la concisión que permita la complicada historia de seis años de revolución."

(Manifiesto de Los persas)

Así comenzaba el conocido como “Manifiesto de los persas” que trataba de justificar el absolutismo tras la victoria española sobre Napoleón. Por medio de este manifiesto, se solicitaba a Fernando VII (conocido entonces como “el deseado”) la abolición de la constitución de Cádiz de 1812 y el retorno al Antiguo Régimen. Al volver a España desde el Exilio, Fernando VII no quiso seguir el camino marcado por la Regencia. Al entrar en Valencia el 16 de abril de 1814 le esperaban un representante de la Regencia con parte del texto de la constitución y un diputado con este manifiesto.

Usando este texto de apoyo, el 4 de abril de 1814 Fernando VII decretaba el restablecimiento del absolutismo y anulaba así la primera constitución de la historia de España.

(Fernando VII)

 “[…] declarar aquella constitución y tales decretos nulos y de ningún valor y efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubieran pasado jamás tales actos, y se quitasen de enmedio del tiempo, y sin obligación en mis pueblos y súbditos, de cualquiera clase y condición, a cumplirlos ni guardarlos.”


Esta constitución de 1812 (conocida popularmente como “La Pepa” por haberse aprobado el día de San José) volvió a estar vigente durante el Trienio Liberal (1820-1823), cuando el teniente coronel Rafael del Riego dio un golpe de estado obligando a Fernando VII a jurar la constitución Española. 
 
 (General Riego)
 
Este periodo acabaría con la entrada del apoyo francés establecido por los acuerdos de la Santa Alianza. Francia mandó en apoyo de Fernando VII un regimiento (conocido como los cien mil hijos de San Luis) encabezado por el duque de Angulema. Riego terminó siendo ahorcado y Fernando VII volvió a implantar el absolutismo.

Gracias especiales al colaborador : Isaac Valero Sevilla.

 


2 comentarios:

Raquel dijo...

Qué interesante!!
Muchas gracias, Isaac :)

Valier dijo...

En primer lugar, pierdes prestigio con fuentes tan poco fiables :p En segundo lugar ¿me haces quitar la foto de Fernando VII para ponerla tu? Sera posible... en fin, gracias amigo, espero seguir siendo colaborador activo

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...