martes, 8 de marzo de 2011

El Caballero de las Espuelas de Oro

Está entre la leyenda y la historia, pero se dice que el extraordinario literato Francisco de Quevedo se hizo unas espuelas de oro para celebrar su nombramiento como Caballero de la Orden de Santiago. le fueron presentadas al insigne escritor en Italia y sólo las usó con motivo de su nombramiento como Caballero de la Orden de Santiago para disimular su cojera.


Quevedo fallece  el 8 de septiembre de 1645 en el convento de los padres Dominicos de Villanueva de los Infantes, lugar al que se retira, ya muy enfermo, después de haber pasado cuatro años retenido en el Convento de San Marcos en León por denunciar la política del Conde Duque de Olivares. Sus restos mortales fueron sepultados en una capilla noble de la Parroquia de San Andrés, dentro de la cripta de la familia Bustos.

Algún tiempo después, durante la celebración de un festejo taurino en la Plaza Mayor infanteña, el público allí congregado contempló asombrado a un joven caballero de la nobleza local que, dispuesto a la lidia de un toro a caballo como era costumbre en la época, lucía unas extraordinarias espuelas de un dorado intenso.

Nada más salir al ruedo, el astado embistió con inusitada fiereza a montura y jinete derribando de muy mala manera a ambos. Al parecer, al joven caballero Don Diego sólo le quedó aliento para balbucear

 "...las espuelas...".

Se supo posteriormente que unos días después de la muerte de Quevedo, el malogrado caballero,  tenía que torear en la plaza de Villanueva de los Infantes, y este se puso en contacto con el Sacristán de la parroquia, al cual le ofreció una cantidad de dinero si le conseguía las Espuelas de Oro de Quevedo.

El Sacristán de la parroquia, profanó la tumba y le quitó las espuelas al cadáver, entregándoselas al caballero a cambio de la recompensa pactada. El destino vino a jugarle una mala pasada pues en el primer lance con el toro, este lo tiró al suelo y lo corneó hasta matarlo. Desde ese momento nadie en el entorno dudó de que el trágico final del muchacho fuera provocado de alguna manera por el espíritu agraviado de Francisco de Quevedo.

Por cierto que, tras la confusión del incidente taurino, nadie supo a ciencia cierta dónde fueron a parar las extraordinarias espuelas.

(Iglesia de San Andrés Apóstol en Villanueva de los Infantes. Se encuentra en la Plaza Mayor y tiene un empaque catedralicio.  Fue construida en el S.XVI en estilo gótico del último periodo, con la fachada de estilo clasicista de 1612, enmarcada por un profundo arco de medio punto, bajo el que se encuentra el escudo de los Austrias. En su interior se enterró a Francisco de Quevedo, con su traje de caballero, su espada y sus espuelas de oro)
 
Curiosidades :

» Se ha escrito un libro sobre este suceso y las aventuras que acontecieron después, que os recomiendo :

Boquera Fillol, Amparo, "Unas espuelas de oro robadas", Mira Editores.

» Después de muchas vicisitudes, cuatro siglos después, los restos del gran literato fueron solemnemente enterrados de nuevo durante una brillante ceremonia celebrada en mayo de 2007, una vez analizados los restos y comprobado que pertenecen a este genio de las letras. Así se recogía en el periódico "El Dia de Ciudad Real" el 17 de mayo del 2007

Los restos de Quevedo vuelven mañana a su cripta original

"Los restos de Francisco de Quevedo serán depositados mañana viernes en la capilla de la Virgen de la Soledad (antigua capilla de los Bustos) de la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol de Villanueva de los Infantes, en la cripta en la que originalmente fue enterrado el insigne escritor el 8 de septiembre de 1645.

El alcalde infanteño, Mariano Sabina, aseguró ayer en Ciudad Real que con este acto, que comenzará a las 21 horas, se culmina un largo proceso de investigación que salda una “deuda histórica”. Los restos de Francisco de Quevedo (un total de diez huesos) fueron identificados hace pocas fechas por un equipo de la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense de Madrid.

Los restos del escritor del Siglo de Oro serán enterrados en una urna de forja, elaborada en Villanueva de los Infantes, junto a otra urna en la que se depositarán el citado estudio de investigación, certificados de la Escuela de Medicina Legal, varias monedas de curso legal y una acta de depósito firmada por el Consistorio infanteño, la iglesia y el notario.

Durante el acto, que tendrá una duración aproximada de una hora, la Orden Literaria de Francisco de Quevedo recitará los sonetos más representativos de su titular y tendrá lugar una actuación musical a cargo de un dúo de clave y soprano, una selección de arias del Barroco a cargo de los polacos Ewa Hyla Zamoyska y Anna Poda.

El sábado, a las 13 horas, en el Patio de la Alhóndiga, se cerrarán los actos de homenaje a Quevedo con la presentación del expediente de identificación de restos por el equipo investigador de la Escuela de Medicina Legal de la UCM."


Fuentes consultadas :

Turismo Castilla-La Mancha http://www.turismocastillalamancha.com
Periódico El Dia de Ciudad Real : http://www.eldiadeciudadreal.com

22 comentarios:

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

No tenía la más mínima idea de este caso, ciertamente curioso. Sea legendario o verídico, me ha gustado mucho conocerlo, por ello le doy las gracias. Un saludo muy cordial.

Eduardo de Vicente dijo...

Ese "...las espuelas..." da que pensar, si el mozo lo decía por que habían sido las culpables de su mal destino o porque se procupaba en esos últimos momentos de que no se las robasen.
Emotivo homenaje, que desconocía, dedicaron a los restos del gran Quevedo.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Quevedo, probablemente el más grande, polémico y peculiar poeta del Siglo de Oro, un coloso de la pluma y un convencido antiolivarista (aunque no es sus primeros años), además de buen espadachín...por lo que vemos fue peculiar incluso después de muerto con una venganza de ultratumba contra el ladrón de sus espuelas.

Un abrazo.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
PEDRO

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CHAPLIN MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

José
Ramón...

CarmenBéjar dijo...

Fíjate que, a pesar de conocer que murió en Villanueva de los Infantes, pensaba que el cadáver de Quevedo hubiese sido trasladado más tarde a Madrid, sobre todo a raíz del intento fallido que se realizar un Panteón de Hombres Ilustres en el siglo XIX. Me le hacía reposando en un frío templo madrileño, sin que sus restos hubiesen sido encontrados. Me alegro de que se encuentren en esa maravillosa iglesia-catedral de Villanueva (un aliciente para ir a visitar el pueblo).

Por cierto, mal lance el del caballero ladrón de las espuelas de oro. Sin duda, el toro le jugó una mala pasada que no el pobre Quevedo, que yacía muerto y sin sus adoradas espuelas.

Saludos

Manuel dijo...

Leyenda o verdad, ha sido un historia interesante.

Ni tenía idea de esto.

Buen homenaje a un gran hombre.

Saludos

La Dame Masquée dijo...

Que barbaridad, mire que tenía mal genio Quevedo hasta despues de muerto!
Una historia muy interesante, monsieur, y con ese agradable sabor de leyenda.

Buenas noches

bisous

PACO HIDALGO dijo...

Nadie como Quevedo, con su verso viperino, para desmontar al más osado. Muerto y todo es capaz de vengarse de los falsos y profanadores. Miedo me da encontrarme alguna vez con el espíritu mordaz del gran Quevedo. Interesante y ameno el post, Pedro. Un abrazo.

AnGie SuGary dijo...

Interesante entrada
Te agradezco que ahora me sigas

Cada día aprendo algo nuevo y justamente
cuando estamos hablando en la escuela de este
personaje tan curioso.

Te espero pronto en mi blog
Que tengas excelente tarde.

Saludos :)

Pedro González Miguel dijo...

Muy interesante y curiosa la entrada Pedro. No conocía este relato sobre Quevedo. Mi sincera enhorabuena, es un placer descubrir y aprender gracias tu blog. Un saludo

Julliany kotona dijo...

parabéns,gostei muito do seu blog,ja estou te seguindo e sempre estarei por aqui a te visitar e comentar.bom domingo.

Pedro de Mingo dijo...

@desdelaterraza-viajaralahistoria, es una pequeña anécdota que me pareció curiosa y que quise incluir en el blog, espero haya servido al menos de entretenimiento :-))

Un abrazo :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Eduardo de Vicente, vaya usted a saber qué quiso decir el infortunado caballero, pero a juzgar por el desconocido paradero de las mismas desde entonces me temo que fueron robadas de nuevo.
Quevedo tuvo que ser original hasta después de nuerte :-))

Un abrazo.

Pedro de Mingo dijo...

@Carolus, creo que Quevedo tuvo la suficiente pluma y originalidad para convencer al mismo diablo para volver a la tierra a por sus espuelas, este personaje no podía poasar desapercibido ni después de muerto :-))

Un abrazo amigo mio :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Jose Ramon Santana Vazquez, el comentario más original hasta el momento es sin duda el suyo, muchas gracias por dedicarnos su poesía, ha sido un placer leerla.

Esperamos verle de nuevo por aquí.

Un saludo :-)

Pedro de Mingo dijo...

@CarmenBéjar, ciertamente al menos tenemos algunos restos del insigne escritor, aunque no mucho la verdad a juzgar por los escasos despojos que se han estudiado.
Esperemos que le dejen en paz y que descanse ya para siempre en aquella preciosa iglesia sin que venga nadie más a perturbarle o robarle.

Muchas gracias por su comentario Carmen.

Pedro de Mingo dijo...

@Manuel, lo cierto es que yo tampoco tenía ni idea de esta historia, la encontré de casualidad buscando información sobre personajes ilustres de la Orden de Santiago.

Muchas gracias por su visita y su comentario :-))

Pedro de Mingo dijo...

@Madame, ya sabe usted que a mi las leyendas me gustan mucho, lo que no sabemos es si esto fue real o ficción, lo que si es cierto es que Quevedo tuvo unas espuelas de oro que mandó fabricar para usarlas el día de su investidura como caballero de Santiago.

Un abrazo Madame :-))

Pedro de Mingo dijo...

@Paco, como he comantado antes estoy seguro de que si alguien pudiera convencer a alguien para volver a la tierra en busca de venganza, ese sería Quevedo, no en vano ya en vida tuvo en jaque al rey más poderoso del planeta y a su valido el Conde Duque con una simple pluma como arma :-)))

Un abrazo.

Pedro de Mingo dijo...

@AnGie SuGary, es un placer tener una nueva seguidora de este blog, espero que las posteriores entradas sean también de su agrado.

Un saludo :-)

Pedro de Mingo dijo...

@Pedro González Miguel, gracias por tus palabras amigo, pero debo decir que nuestra relación es simbiótica si tú aprendes de mi blog yo aprendo de todos los vuestros todos los días.

Un abrazo :-))

Pedro de Mingo dijo...

@Julliany kotona, muchas gracias por hacerte seguidora de este blog, ojalá te veamos mucho por aquí.

Muito obrigado :-)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...