lunes, 20 de diciembre de 2010

Eloy Gonzalo, el héroe de Cascorro

Aquella fría noche del 1 de diciembre de 1868, alguien dejó un pequeño bulto a la puerta de una inclusa en Madrid. El pequeño, recién nacido, llevaba una simple manta que lo envolvía y una nota como única explicación : 

"Se llama Eloy Gonzalo García está sin bautizar y es hijo de Luisa García"

Eloy Gonzalo pasó pocos días en la inclusa. Diez días después el pequeño es adoptado por el matrimonio formado por Francisco Díaz Reyes y Braulia Miguel. 
Por la profesión del padre, que es guardia civil, el niño pasa sus primeros años entre San Bartolomé, Robledo de Chavela y Chapinería.  Dicen las malas lenguas que la pareja lo cuidó hasta que dejó de percibir la renta que recibían mensualmente de la inclusa para su manutención, momento en que fue de nuevo abandonado. Pero lo más probable es que lamentablemente los padres adoptivos murieron y Eloy se quedó otra vez solo.

Aprendió algunos oficios para subsistir, pero finalmente sólo vio una salida en el ejército en el año 1889. Sería aquí donde desarrollaría su carrera, de esta manera en 1891 ya era cabo.
No terminaron aquí sus desventuras puesto que años después descubrió que su novia, cuya boda estaba próxima pues había solicitado el pertinente permiso militar para contraer matrimonio, le era infiel con su teniente, al que amenazó con un arma; el Consejo de Guerra le condena el 25 de Abril de aquel año a 12 años y un día de prisión militar mayor, ingresando en el Presidio Militar de Valladolid.

(Eloy Gonzalo vestido de soldado)

Tuvo la oportunidad de salir de la cárcel poco tiempo después ya que se benefició del Real Decreto que permitía alistar presos, y es que España en esta época necesitaba hombres para su guerra en Cuba.

De esta manera, Eloy fue destinado al Regimiento de Infantería María Cristina núm. 63 y cruzó el Atlántico llegando a la provincia de Camagüey, en abril de 1896, al puesto de Cascorro, formado por unos fuertes que defendían la población con el mismo nombre.

El 22 de septiembre comienzan las hostilidades en este punto, pues el fuerte queda cercado por los mambises (El término Mambises (mambí, en singular) se utiliza para referirse a los guerrilleros antiespañoles de Cuba, soldados que en el siglo XIX participaron en las guerras por la independencia.) 3.000 rebeldes sitiaron a 170 españoles hostigándoles  con cañones. El bombardeo era constante y a pesar de la petición por parte del enemigo de que rindieran la plaza, los españoles deciden resistir con su capitán Francisco Neila al frente.

(Poco habituados a las condiciones del clima tropical, especialmente durante el verano, los soldados españoles destacados en Cuba sufrieron numerosas bajas por enfermedades. Merece la pena hacer clic en esta foto de la época.)

El principal problema del asedio es que este se estaba haciendo desde la misma población de Cascorro, algunas casas cercanas pudieron ser destruidas o desalojadas, pero otras seguían siendo el principal foco del ataque, por lo que el Capitán Neila tomó la determinación de pedir voluntarios para incendiarlas.
Para ser el elegido, Eloy Gonzalo aduce ser huérfano y soltero y por lo tanto no tener a nadie a su cargo.

"Soy inclusero y no dejo a nadie que me llore o me precise"

Pidió una lata de petroleo para incendiar la casa y una cuerda para que le atasen y que cuando cayera muerto su cuerpo pudiera ser recuperado por sus compatriotas.

Salió del fuerte corriendo todo lo que pudo mientras las balas silbaban a su alrededor, logró llegar a la casa y utilizar el combustible para provocar un enorme incendio que la devoraría en poco tiempo, aún así pudo salir de aquel infierno y regresar a duras penas al fuerte.

Tal acción hace que la moral de sus compañeros se eleve pese a lo complicado de la situación y provoca un contraataque. Pocos días después una columna española al mando del general Adolfo Jiménez Castellanos liberó la posición consiguiendo romper el cerco de los mambises que tuvieron que abandonar finalmente Cascorro.

Por su valiente acción Eloy Gonzalo recibiría la Cruz de Plata al Mérito Militar pensionada con 7,50 pesetas mensuales y el capitán Neila la Laureada de San Fernando. No por ello dejaron de combatir hasta el final, de tal manera que nuestro héroe moriría en Cuba víctima de la disentería en el Hospital Militar de Matanzas en 1897. Otras fuentes indican que la causa de su muerte fue la malaria, o incluso fiebres tropicales.

Tras la derrota final del 98 sus restos fueron repatriados y fue enterrado en el madrileño cementerio de La Almudena junto a otros destacados militares de las guerras de Cuba y Filipinas.

La gesta de Eloy Gonzalo apenas tuvo relevancia militar en la guerra. Sin embargo, la figura del héroe de Cascorro se hizo muy popular en Madrid probablemente por su condición de expósito y por la necesidad de exaltar un rasgo de heroísmo individual en una guerra.

(Fotografía de la estatua de Eloy Gonzalo de principios de siglo)

En el mismo año 1897 el Ayuntamiento de Madrid decidió homenajear a este héroe. Para ello, le dedicó una calle (la calle de Eloy Gonzalo)  y El Rey Alfonso XIII, el 5 de Junio de 1902, descubriría la estatua de Eloy Gonzalo, en la plaza de Nicolás Salmerón, a la que los madrileños no conocen sino por plaza de Cascorro, junto al Rastro.

Curiosidades :

»  La estatua es obra de Aniceto Marinas, al que se le pagan 25.000 pesetas, habiendo sido elegido su proyecto en competencia con ocho más. Tiene una altura de 2,30 metros, realizada en bronce donado por el Ministerio de la Guerra. El héroe de Cascorro está vestido con el traje de rayadillo que se usaba en campaña, lleva colgado con una correa del hombro derecho el fusil Mauser reglamentario con bayoneta calada y en esa misma mano una tea para incendiar la casa desde la que los insurrectos cubanos disparaban a su unidad; bajo el brazo izquierdo sujeta una lata de petróleo que descansa sobre la mano de ese brazo y en ella puede verse la cuerda, que también se le enrolla en el cuerpo, y que había de servir para rescatar su cuerpo si llegaba a perecer en acción tan temible y arriesgada. La actitud es aguerrida y valiente.

 (Estatua de Eloy Gonzalo en la Plaza de Cascorro de Madrid)

El pedestal, obra de José López Sallaberry (al que se le pagan 12.694,82 ptas.) lo forman tres escaños de granito, sobre ellos va un cuadro de mármol anaranjado y un rectángulo de piedra blanca labrada con recuadros de mármol gris, en dorado se lee:

frente:  

“El Ayuntamiento de Madrid a Eloy Gonzalo, 1901″

espalda :

"Cascorro 1897"

En los laterales está el Escudo de Madrid con unos adornos de bronce.

» Con ocasión de esta inauguración diría Mariano de Cavia:

“Nuestro héroe al fin puede contar con una madre, la Diputación Provincial de Madrid; y un padre, el Ayuntamiento, que así dejan patente que no le olvidan”.

» El monumento alcanzó tal popularidad que hasta hubo de ser modificado el nombre de la plaza donde se instaló, entonces Nicolás Salmerón, puesto que los madrileños pasaron a llamarla inmediatamente Plaza de Cascorro, hecho que aconsejó al Ayuntamiento cambiar el nombre de la plaza al actual de Cascorro, lo que se realizó oficialmente en 1913.

» Se llama Eloy, porque ese era el santo del día en que nació.


Gracias por algunos datos a los Amigos del Foro Cultural de Madrid.


21 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Ah, pues mire qué interesante, monsieur. No conocía la historia del heroe Cascorro. Ahora ya sé quién fue y por que paso a la historia, y todo a traves de una narracion tan amena.

Buenas noches

Bisous

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX. GABACHORVM MARCHIO ET LIBERA ILUSTRATIONE ECCLESIA CARDINALIS dijo...

Interesante entrada, conocía la estatua y un poco la historia pero esta entrada me ha resuelto todas las dudas...la Guerra de Cuba fue olvidada por muchos tras el desastre del 98 pero hubo pequeñas historias de héroes y de brillantes acciones gloriosas...

Un saludo.

Kassiopea. dijo...

Me sonaba el nombre pero no conocía la historia. Muy interesante.

Saludos.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Me alegro mucho que hayas publicado un artículo sobre el héroe de Cascorro. Ya le dediqué yo hace poco también un artículo a él y a otros héroes luego casi olvidados sus nombres propios, como fueron los últimos de Filipinas. Y es bueno que de vez en cuando hablemos de ellos y se sepa lo que hicieron por los demás mas que por sí mismos.
Yo también te felicito la próxima Navidad con mis mejores deseos.

Sareo dijo...

Tremendamente interesante conocer la historia de tan castizo monumento. Gracias amigo por ilustrarnos de manera tan amena.

Retablo de la Vida Antigua dijo...

En el fondo es un personaje trágico como los héroes antiguos. Por cierto, en su fotografia se reconocen unos rasgos propios de una pintura de El Greco. Su entrada es de primera.

Saludos

PACO HIDALGO dijo...

Yo tampoco sabía mucho del Cascorro, aparte de la estatua en la bajada al rastro, aunque alguíén me contó algo de él en Madrid hace tiempo. Ahora sé mucho más. Mis mejores deseos para el próximo año. Un abrazo.

Javier Noriega Donado dijo...

Muy interesante. Hace tiempo, por el Rastro, te pregunté quién era el Cascorro. Vaya si me doy por contestado, muchas gracias.

CarmenBéjar dijo...

De pequeña iba mucho a Madrid con mi padre y habitualmente me decía: ésta es la plaza de Cascorro. Sin embargo, he de reconocer que nunca me interé por conocer la historia del soldado que había dado nombre a la plaza y cuya estatua se alzaba en ese mismo lugar. Ahora conozco su historia y reconozco que es comprensible la simpatía que debieron de mostrar los madrileñoz hacia aquel héroe popular que había protagonizado una hazaña en aquella Cuba sumidero de las vidas de muchos españoles que no puedieron huir del reclutamiento.

Saludos y Feliz Navidad

Pedro de Mingo dijo...

@Madame, como siempre muchas gracias por sus amables palabras. Espero haber dado a conocer un poco la historia de este héroe anónimo.
Un abrazo :-)

@Carolus, en todas las guerras hay héroes, incluso en las que perdimos, pero no por ello debemos olvidarles.
Gracias por su visita y un saludo :-)

@Kassiopea, lo cierto es que todo el mundo en Madrid conoce esta plaza, pero pocos conocen la historia del héroe del que recibe el nombre ¿verdad?
Un saludo.

Pedro de Mingo dijo...

@Desde la terraza: su artículo igualmente me parece muy interesante, sobre todo para rememorar a todos aquellos héroes españoles injustamente olvidados. Igualmente le deseo muy Felices Fiestas.

@Sareo: es un honor recibir tu visita. Muchas gracias por tus amables palabras

@Retablo de la Vida Antigua: Muchas gracias por su comentario. Efectivamente, el retrato de Eloy Gonzalo tiene unas interesantes reminiscencias a las pinturas de El Greco. Gracias por hacernos partícipes de su capacidad de observación

@Paco Hidalgo: Ocurre muy a menudo conocer una estatua o monumento "de toda la vida" pero no saber a ciencia cierta su historia. Muchas gracias por su comentario

Pedro de Mingo dijo...

@Javier Noriega: Muchas gracias a ti por pasarte por este rincón, aunque reconozco que aquella vez me pusiste en un aprieto.

@CarmenBéjar: Para serle sincero, yo he paseado muchas veces por el Rastro y por la emblemática plaza sin conocer la historia del héroe. Igualmente le deseo muy Feliz Navidad.

Manuel dijo...

Gran historia de eloy gonzalo.Y de la menra que la cuenta la haces más cercana

Felicidades

Pedro de Mingo dijo...

Gracias Manuel, es usted muy amable.

Un saludo :-)

elcapi5 dijo...

Hay que ver la de Elois Gonzalos que jalonan la historia de España, nuestra historia, y que no se han dado a conocer por quienes debían haberlo hecho. ¿Acaso temen que nos sintamos orgullosos de nuestros antepasados?

En fin, me gusta mucho tu blog, como futuro licenciado y como amante de la Historia, te lo agradezco enormemente.

En breves inauguraré una sección de Historia en mi blog, y me temo que haré referencia a tu sitio en alguna que otra ocasión.

¡Saludos!

Anónimo dijo...

eloy de ayer heroe de hoy

Anónimo dijo...

quien da la vida por un idealmerece un buen recuerdo final

Anónimo dijo...

Honbres asi son los que hace falta hoy.

Anónimo dijo...

Me interesé por Cascorro,porque estudié en Madrid y la Tuna cantaba "de Cascorro a Chamberí pasa rondando la tuna".Tenía localizada la plaza;pero hasta hoy a la vuelta de un viaje a Madrid y por las facilidades de información que nos dá internet no he conocido la historia del héroe.Una vez más me siento orgullosa de ser española.Y no puedo entender a esos "personajillos" que luchan por dejar de serlo.

Oswaldo Melián Afonso dijo...

Complementaria información de castizo héroe que es historia de España.

Roberto Morejón dijo...

Hola, escribo desde Cuba. Primera vez que oigo esta historia. Me parece poco creíble la cifra de mambises , dicen que 3 000 y con cañones!! El 19 de septiembre de 1896 el general cubano Máximo Gómez prueba con buenos resultados un cañón en el poblado de Guáimaro. Y el 21 de septiembre - Comienzan las tropas de Máximo Gómez el asedio a Cascorro, Camagüey, Usando un cañon!
Realmente Cascorro, es un pequeño poblado de la provincia de Camagüey, que fue sitiado por las tropas al mando del General Máximo Gómez. El cerco duró alrededor de 15 días pero la plaza no pudo ser tomada, sin embargo significó un importante desgaste militar para ambos rivales. Aunque hay que reconocer la actitud valiente de los soldados españoles. Pero no deben exagerar cifras, si hubieran sido 3 000 mambises, Cascorro hubiera sido tomada!! Para mas ironia histórica, la plaza es conocida por Plaza Cascorro y no por el nombre del soldado.
Saludos desde La Habana

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...