sábado, 4 de diciembre de 2010

La mayor Batalla Medieval. Los reyes españoles unidos en Las Navas de Tolosa (1ª Parte)

El preludio :

Aquel lunes 16 de julio, La bruma de la mañana comenzaba a disolverse y dejaba adivinar ya a un nutrido ejército encabezado por los Reyes Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra. Frente a ellos un inmenso ejército de guerreros del Al-Andalus y norteafricanos agrupados bajo el estandarte del Califa almohade Abu Abd-Allah Muhammad al-Nasir. Se supone que el número total de guerreros allí reunidos estaría en torno a los doscientos mil hombres, quizá el ejército más numeroso que nunca se había reunido en la Península Ibérica, se vaticinaba por tanto un enorme choque, brutal y sangriento que iba a decidir el futuro de los reinos que componían España.


(España en 1212, el Imperio Almohade ocupaba todo el sur peninsular y todo el Norte de Africa, los reinos cristianos estaban divididos y eran mucho más débiles)

Pero ¿cómo se había llegado a esta situación? es sencillo de entender, el imperio Almohade, Al-Muwahhidun, en lengua árabe: الموَحدون
, se extendía por el norte de Africa y controlaba la mayor parte de la Península Ibérica, era un enemigo muy poderoso, con un ejército devastador y que tenía en jaque a los pequeños reinos cristianos del resto de España, ninguno de ellos (Castilla, León, Aragón, Navarra y Portugal) por separado hubiera osado plantarle cara a semejante fuerza, el futuro por tanto pasaba por la unión o la desaparición paulatina bajo las garras almohades de todos ellos. 
 
 (Corán del Siglo XIII)

El Imperio Almohade, se sustentaba en el fanatismo religioso, tenían una interpretación rigorosísima del Islam y un ejército capaz de difundir la nueva doctrina, controlaban gran parte del norte de Africa y habían incorporado Al-Andalus bajo su órbita. En este contexto, los monarcas cristianos de la Península evitaron a toda costa los choques frontales, más aún después de la terible derota que sufrieron en Alarcos.

La catástrofe de Alarcos :

Durante la segunda mitad del siglo XII, los reinos cristianos pasaban por una grave crisis, la tradicional coalición y amistad que los unia siempre que estuvieran frente al enemigo común del Islam, se había diluido debido a rencillas internas y a enfrentamientos dinásticos, lo que dio pie a que los almohades tuvieran el camino más despejado que de costumbre.


El detonante fue que en el año 1190 un ejército cristiano procedente de Toledo, se atrevió de manera unilateral e incomprensible a saquear el valle del Guadalquivir, muy cerca de Sevilla que era por entonces la capital Almohade en la Península. Este desafío del reino de Castilla provocó la ira del califa almohade Abu Yusuf Yaqub que abandonó incluso su capital en el Norte de Africa para responder sin paliativos con todas sus fuerzas a semejante provocación.

En junio de  1195 desembarcó en Tarifa para dirigirse a Sevilla y reunió a un formidable ejército para dirigirse a Toledo. Cuando las noticias de su avance llegaron al rey castellano Alfonso VIII , éste organizó como pudo un ejército para frenar el avance de las tropas musulmanas. Contó con la ayuda de Alfonso IX de León y de Sancho VII de Navarra, pero cometió otro error, el de no esperar la llegada de la ayuda leonesa y navarra que estaba de camino y enfrentarse él solo al califa en los alrededores de Alarcos.


(El ejército castellano no estaba preparado para aquella nueva táctica y finalmente se vieron en la necesidad de huir, sufriendo así una tremenda derrota)

La derrota fue incontestable, confió en la fuerza de su caballería pesada y menospreció a la más ágil caballería norteafricana, la caballería acorazada de los castellanos no tuvo nada que hacer frente a los arqueros montados a caballo que siguieron la táctica llamada de Tornafuye, es decir fingir la huida para atraer al enemigo que caía desorganizado y sorprendido bajo un repentino ataque posterior,. No había posibilidad de huida porque a esta maniobra de huida le seguía otra maniobra envolvente. Así inmovilizado el ejército castellano fue practicamente masacrado.

Como consecuencia, los almohades se adueñaron de las tierras entonces controladas por la Orden de Calatrava y llegaron hasta las proximidades de Toledo, donde se refugiaron los combatientes cristianos que habían sobrevivido a la batalla. La derrota desestabilizó al Reino de Castilla durante años. Todas las fortalezas de la región cayeron en manos almohades: Malagón, Benavente, Calatrava, Caracuel, etc., y el camino hacia Toledo quedó despejado. Afortunadamente para Castilla, Abu Yusuf volvió a Sevilla para restablecer sus numerosas bajas y tomó el título de al-Mansur Billah (el victorioso por Alá). 



 (Catedral de Sevilla, el minarete es lo único que se conserva de la antigua mezquita, es un ejemplo del arte almohade cuyas características son:

·El elemento constructivo más importante es el ladrillo.
·El motivo decorativo más característico son los paños de Sebka, o malla de rombos.
·El arco típico es el de herradura apuntado, que recuerda al arte gótico.
 


La tregua :
 
Se firmó una tregua entre ambos contendientes, de una década, necesaria para que ambos pues Castilla necesitaba reponerse del golpe y los almohades volvieron para sofocar otras amenazas del norte de Africa.

Alfonso VIII aprovechó esta tregua para resolver sus disputas y estrechar lazos con el resto de reinos cristianos. Pactó treguas con Alfonso IX de León para asegurarse el flanco oeste de su reino, también firmó tregua con Sancho I de Portugal y guerreó contra Sancho VII de Navarra al que obligaría a firmar un tratado de paz. Con Pedro II de Aragón también mantuvo una intensa diplomacia que desembocó en alianza, todo con el objetivo de resarcirse de la humillante derrota de Alarcos. De este modo los cinco reinos hispánicos estuvieron en paz y crearon el caldo de cultivo necesario para formar una alianza contra el enemigo común.

Mientras, en el bando almohade, había muerto el califa vencedor de Alarcos y fue sucedido por Muhammad al-Nasir que confiado, mantenía sus ojos puestos en los problemas de su imperio en el norte de Africa. Mientras tanto el rey castellano siguió intentando avanzar la frontera de Castilla a costa de territorio musulman, fueron progresos pequeños, no resultado de grandes campañas militares sino de esfuerzos aislados y heroicos, todo ello en el marco de la idea que se estaba fraguando, la de la unidad de todos los reinos para acabar con el invasor. El espaldarazo a esta idea vino finalmente del Papa Inocencio III y del Arzobispo de Toledo don Rodrigo Ximénez de Rada que enmarcaron la idea de la unión con el aura de Guerra Santa.


 (Escultura de Rodrigo Ximénez de Rada y de Antonio de Nebrija en el Monasterio de Santa María de Huerta en Soria. Arzobispo y guerrero, Ximénez de Rada organizó la cruzada cristiana contra los almohades de Al-Ándalus, participando personalmente en varias batallas de la guerra de Reconquista, entre ellas la de Las Navas de Tolosa)
 
Faltaba ya unicamente la provocación al enemigo, cuando finalmente expiraron las treguas con los musulmanes en 1209, el rey de Castilla atravesó el rio Tajo y atacó las tierras de Jaén y Baeza mientras que los caballeros de la Orden de Calarava marchaban contra Andújar. Pedro II de Aragón por su parte penetró en tierras de Castellón ocupando varias poblaciones.


La guerra estaba servida, ambos bandos se prepararon con todas sus fuerzas para una guerra abierta. En los púlpitos de toda Europa Occidental se predicaba la Cruzada contra los almohades, avisando de que quien participase en la misma obtendría la plena absolución se sus pecados. Además el papa amenazó con la excomunión a todo aquel que pactase o ayudase a los musulmanes, ordenando a su vez a todos los reinos cristianos de la Península que aparcaran sus diferencias para combatir al enemigo común y continuar la Reconquista.


 (Estatua de Alfonso VIII Rey de Castilla y principal impulsor de la Cruzada)

Por parte del bando musulmán, el Califa Muhammad Al-Nasir abandona el Norte de Africa y entra en sus posesiones del Al-Andalus reuniendo un formidable ejército.

En esta contienda no sólo se enfrentarían más de 200.000 soldados, también se enfrentaban dos argumentos religiosos, a la Reconquista y a la Cruzada Santa de los cristianos se opondría la Yihad o Guerra Santa del Imperio Almohade formado por norteafricanos y andalusíes.


La batalla más grande que jamás se había visto en España y que decidiría su futuro, estaba a punto de comenzar.........(continuará)

10 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Vaya, las Navas de Tolosa, una de las batallas medievales que mas me fascinan. Emocionante y legendaria, tiene todos los ingredientes para hacer de ella casi un episodio de pelicula.
Esperamos esa narracion.

Feliz tarde

Bisous

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Vistos los prolegómenos, aquí estaré para conocer de tu pluma tan épica victoria.
Un abrazo.

Raquel dijo...

Hummm, esto se pone interesante!!!
Me encanta cómo haces tus entradas, siempre con un "toque" de intriga, como si la historia fuera un cuento... es una gozada leerlo.
Muchas gracias por divulgar la Historia de una manera tan amena e interesante!!!

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX. GABACHORVM MARCHIO ET LIBERA ILUSTRATIONE ECCLESIA CARDINALIS dijo...

Interesantísima entrada amigo, una batalla que marcó el rumbo de la historia de la Península y desequilibró finalmente la balanza de parte de los reinos cristianos...desde luego que debió ser un espectáculo digno de película...espero la próxima entrada.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Me fascina la manera que tiene usted de contar la historia,a la vez que leo sus artículos me imagino en mi cabeza toda la trama,todas las batallas.Le agradezco profundamente su manera de hacerme conocer la historia de mi pais que tan mal me explicaron el el instituto y que desgraciadamente poca gente conoce y creo que es para sentirse orgulloso.
Gracias otra vez.

Pedro de Mingo dijo...

@Madame, ciertamente tiene todos los ingredientes para ser una película, tipo Ben-Hur por lo menos, si esto hubiera pasado en USA ya se habría hecho no una película sino una serie.
Un abrazo Madame :-)

@Desdelaterraza, gracias por tu visita, espero no defraudarte en la continuación del relato.
Un saludo :-)

@Raquel, gracias por tus palabras, opiniones como las tuyas son las que me animan a seguir siendo como el abuelo cuentacuentos.
Un beso muy fuerte :-)

@Carolus, efectivamente esta batalla cambió el rumbo de la guerra y quien sabe si también el destino de España, probablemente otro resultado hubiera supuesto la disgregación o conquista de los reinos cristianos y esta página se llamaría seguramente Eterna Al-Andalus.
Que pases un buen día amigo .-)

@Anónimo, tiene usted razón al afirmar que muchas veces la enseñanza de esta materia es muy deficiente, no pasando de ser un conglomerado de fechas y acontecimientos que sólo consiguen despertar la desidia y el aburrimiento en los alumnos. No me considero un ejemplo de cómo habría que enseñar la historia, simplemente la enseño como me hubiera gustado que me la enseñaran a mi. Si he conseguido despertar el interés por la historia en usted entonces el nacimiento de este blog ya tiene un sentido.
Gracias por sus palabras y que tenga un buen día :-)

CarmenBéjar dijo...

En auqella famosa batalla parece ser que combatió un bejarano, don Domingo, que llegó a ser uno d elos primeros obispos de Plasencia. Por cierto, le acompañaba un tal Román del Cinto que fue considerado beato y cuyo cuerpo se depositó en Béjar, según las crónicas antiguas. De todo esto, por desgracia, nade se sabe actualemente.

Saludos

Valier dijo...

Gracias amigo por seguir con tu labor... si no fuese por ti mis conocimientos de la Edad Media española seguirían siendo nulos...

Pedro de Mingo dijo...

@CarmenBéjar, desconocía la existencia de estos ilustres participantes en la batalla, Don Domingo y Don Román del Cinto. Si alguna vez encuentras información sobre ellos estaré encantado de publicarlo aquí o de leerlo en tu blog.
Recibe un cordial saludo.

@Valier, amigo mio, gracias por tus palabras, pero considera esto como una simbiosis, yo aprendo de lo que tú sabes y tu aprendes historia ¿es un buen trato verdad?
Un abrazo :-)

Lola Hernández dijo...

Gracias por este escrito tan interesante, ameno y lleno de contenido. Conocer Y AMAR la historia de "Las Españas" es, a mi juicio, una gran asignatura pendiente para bastantes hispanos y quizás la base del injusto peso internacional de nuestro país en los foros internacionales de decisión.
¿Para cuando escritos acerca de la controvertida protohistoria de la península ibérica?. Se desconoce todavía mucho y se rectifica bastante a medida que el avance tecnológico desvela dataciones mucho más antiguas de lo que se ha defendido (mal y con controversias) hasta el momento.
Muy recomendable al respecto la web de la escritora Valeria Ardante. Plantea inquietudes novedosas no exentas de lógica. Amena y muy diversa.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...