jueves, 2 de diciembre de 2010

Las espadas del Cid, entre la Historia y la Leyenda (3ª Parte)

La Colada :

La otra espada emblemática del Cid y quizás menos conocida, la que utilizó en su lucha contra el general almorávide Abú Béker para ganar a La Tizona. 
La Colada fue ganada en combate al Conde de Barcelona, así lo atestigua el Cantar del Cid :

«Veçido a esta batalla / el que en buena hora nasio;
al conde don Remont /a preson le a tomado;
hi gañó a Colada / que más vale de mill marcos»

(...)
Martín Antolínez, mio vassallo de pro,
prended a Colada, ganéla de buen señor,
del conde Remont Verengel, de Barcilona la mayor;
por esso vos la dó, que la bien curiedes vós.


Por tanto La Colada fue ganada por el Cid, tras duro combate al Conde de Barcelona, Berenguer Ramon el Fraticida y tuvo como escenario el pinar de Tevar, junto al rio Tastavins, en la linde de las actuales provincias de Teruel y Castellón. Dice la tradición que esta importantísima espada se corresponde a una magnifica hoja conservada en la Armeria Real. Sin embargo, sus propietarios han impedido que el grupo de Tecnologia Mecánica y Arquemetalurgia de la Facultad de Ciencias Quimicas de la Universidad Complutense pudiera estudiarla con la minuciosidad suficiente para fijar con precisión la datación de la hoja de acero.

(Fragmento original del Manuscrito del Cantar de Mio Cid de Per Abbat)

Se dice que el nombre de Colada viene por ser una espada hecha de acero colado, es decir, un acero limpio y sin impurezas, por lo que también pude significar espada Clara, limpia. Al igual que su compañera, se afirmó que tenía propiedades sobrenaturales según quien la empuñase, así podemos leer también en el Cantar :

Relumbra tod el campo: tanto es limpia e clara.
Diol un colpe, de trauiessol tomaua.
El casco de somo apart gelo echaua.

(...)
Quando este colpe a ferido Colada la preçiada.
Vio Diego Gonçalez que no escaparie con el alma.
Boluio la rienda al cauallo por tornasse de cara.
 
Pese a que El Cid la regaló a sus yernos, los Infantes de Carrión, la misma fue devuelta por éstos tras la afrenta cometida sobre sus hijas en la localidad de Corpes y que dio lugar al nombre de la afrenta que narra el Cantar de Mio Cid. 

Tras el incidente,  El Cid había sido deshonrado y pide justicia al rey. El juicio culmina con el «riepto» o duelo en el que los representantes de la causa del Rodrigo Díaz vencen a los infantes. Éstos quedan deshonrados en justa pública y se anulan sus bodas devolviendo también las espadas. Siendo Colada regalada de nuevo por el Cid a su caballero Martín Antolinez.

En este pasaje se habla de cómo El Cid dio cómo regalo sus espadas a los Condes de Carrión:

«Darvos he dos espadas / a Colada e a Tizón,
bien lo sabedes vos que las gané / a guisa de varón;
míos fijos sodes amos / quando mis fijas vos do;
allá me levades / ías telas del corazón.»
 
Y en este otro cómo se las demanda tras la afrenta :

«Diles dos espadas / a Colada e a Tizón
estas yo las gané / a guisa de varón,
ques onrassen con ellas / e sirviessen a vos;
quando dexaron mis fijas /en el robredo de Corpes,
conmigo non quisieren ayer nada / e perdieron mi amor
denme mis dos espadas / quando mis yernos non son.»

 (Las hijas del Cid son deshonradas y abandonadas por los infantes de Carrión)

Actualmente La Colada se encuentra en la Real Armería del Palacio Real de Madrid. De acuerdo con el catálogo historico-descriptivo, su hoja mide 0.854 m de largo por 0.053 de anchura máxima, sus proporciones van disminuyendo hasta acabar en punta redondeada.

"Por ambos lados el campo , en los dos primeros tercios, lleva ancha estria, levemente hundida, circunstancia caracteristica de las hojas de las espadas del siglo XIII"

Por lo que algunos estudios comentan que la que se supone ser la famosa Colada del Cid es realmente una espada del siglo XIII con guarnición del XIV.

Lleva también unos grabados en su hoja hechos a punzón y dorados, algunos estudiosos afirman que son meros adornos y otros que son letras ornamentadas del siglo XII al XIII, un misterio más a descifrar pues no se sabe a ciencia cierta qué significan estos símbolos.

 (Los símbolos que adornan La Colada)

Algunos estudiosos, sin embargo, afirman que estos grabados se corresponden con el lema :

SI SI NO NON
  
En el capítulo LIV del libro "Nobleza y Lealtad" compuesto por los 12 sabios del Consejo del Rey Don Fernando III de Castilla se lee :

"Sennor, el TU SI SEA SI e el TU NON, SEA NON que muy gran virtud es al al Príncipe, ó á otro qualquier ome ser verdadero, e grand seguranza de sus vasallos, e de sus cosas."
 
Este lema, digno de ser grabado en una espada puede ser el que aparece en la hoja de este arma, y de ser así es posible que entonces fuera la famosa Espada Lobera del rey Fernando III. Espada que merecerá otra entrada posterior en España Eterna. ¿Es la Lobera de San Fernando es la Colada con el lema?

La guarnición de la espada corresponde al siglo XVI y es de hierro dorado y pomo esférico en forma de granada, obra del célebre espadero de Toledo Don Salvador de Ávila fallecido en 1539.

En definitiva, tampoco tenemos certeza de que esta sea la auténtica Colada del Cid, quizás estudios posteriores logren aportar un poco más de luz a la historia de ambas espadas.


Sea como fuere son dos magníficas armas llenas de misterio y que han corrido mil aventuras en su ya larga historia, lo que si podemos afirmar sin duda es que estas espadas son algo más que un arma blanca, larga, recta, aguda y cortante, con empuñadura, como la puede definir cualquier diccionario; son algo más que un pedazo de hierro frío y sin vida, sin valor alguno, son Historia y forjadoras de la Historia de España, testigos de las batallas en las que participaron, armas que sus dueños empuñaron orgullosos y herederas de la fama de un caballero llamado, Rodrigo Díaz de Vivar, que las ha hecho ya legendarias y eternas.

Curiosidades:

» Siempre que se entronizaba a un nuevo monarca, todos los Reyes de España juraban sobre La Tizona (posiblemente como un histórico homenaje, lleno de significado y tradición, al legendario juramento de Santa Gadea). Una tradición que se mantuvo hasta su abandono, no se sabe muy bien por qué, a la llegada de la Dinastía de los Borbones
.

10 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Ay, qué lastima que se haya abandonado el viejo juramento! No tiene perdón. Recojamos firmas para solicitar que se restaure, jijiji.
Qué bonito sería!

Lastima que haya tantas dudas sobre la autenticidad de las espadas. A ver si al final no son las del Cid!

Feliz dia

Bisous

Pedro de Mingo dijo...

Es cierto Madame, quizás un día me ponga a investigar del porqué se abandonó aquella vieja tradición de jurar sobre esta espada. Se ve que a los borbones todo aquello les parecería extraño a su cultura.

Un abrazo :-)

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Cuanta duda sobre la autenticidad de estas armas. Pero igual que quise penar de la Tizona era auténtica, quisiera pensar que esta fue arrebatada del fraticida que ordeno la muerte de su hermano, el famoso Cabeza de Estopa. Han sido muy interesantes las historias de estas espadas tan conocidas de todos desde pequeños. Un abrazo, Pedro.

Pedro de Mingo dijo...

Gracias a ti por pasarte por aquí y me elagro de que te haya resultado interesante. La verdad es que nunca sabremos lo que son, pero lo que si es cierto es que tienen más probabilidades de ser auténticas o al menos así lo consideraron nuestros reyes desde antiguo. Lo más importante para mi es la idea que encierran y la pasión que despiertan.

Un abrazo amigo.

Anjana dijo...

Misterios sin resolver... No conocía esas espadas

Interesantísimo blog, Pedro, siempre me han gustado leer estas cosas que no vienen en los libros del "cole"

Besos

CarmenBéjar dijo...

¿Te imaginas que los reyes todavía conservasen esa tradición? ¿Te imaginas viendo jurar al Prícnipe Felipe poniendo su mano sobre, por ejemplo, La Colada?

De todos modos algún misterio tendrás si sus sueños (por cierto, ¿quiénes son?) no quieren que nadie la estudie.

Saludos

Pedro de Mingo dijo...

@Anjana, gracias por tus palabras, espero que las próximas entradas sean también de tu agrado.
Un abrazo :-)

@CarmenBejar. La verdad es que no me imagino al príncipe en una ceremonia así, pero realmente me hubiera gustado que la tradición siguiera como antiguamente. En cuanto a los dueños de la Colada, no se quienes son, pero efectivamente no quieren que se hagan estudios de la misma. Intentaré enterarme de más cosas, si lo consigo actualizaré la entrada.

Muchas gracias y un saludo a las dos.

Anónimo dijo...

Gracias Pedro por esta apasionante historia sobre la_as espadas del Cid me ha agradado mucho leer tus comentarios " enhorabuena " y gracias por publcarlo .un saludo

Anónimo dijo...

ESPADA CON BOLA GRIS DE ACERO COLADO DE 1 METRO Y 87 CM DE LARGA 4ML DE HANCHA CON GRABADO EN LAS DOS CARAS BURGOS Y EN LA OTRA COLADA DEL CID CON ESTRIAS.

JMMM dijo...

Más sea vuestra palabra si, sí y no, no porque más de esto del mal procede. Mateo 5;37.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...